Jueves, 27 de Septiembre de 2007

El CO2 no causó el fin de la última glaciación

El dióxido de carbono no provocó el final de la glaciación de Würm, hace 10.000 años, como se creía hasta ahora.

PÚBLICO ·27/09/2007 - 11:57h

El dióxido de carbono no provocó el final de la glaciación de Würm, hace 10.000 años, como se creía hasta ahora. Un estudio de la Universidad del Sur de California, publicado ayer en la revista Science, sostiene que no hay una correspondencia directa entre el aumento de este gas de efecto invernadero y el desenlace de la última glaciación, que marcó el paso entre el Pleistoceno y el actual Holoceno.

La temperatura del lecho marino experimentó un considerable aumento 1.300 años antes de que la superficie sufriera el mismo fenómeno y bastante antes de la subida del dióxido de carbono atmosférico.
Las conclusiones de la investigación sugieren que el aumento del CO2 pudo ser resultado del propio calentamiento y actuar como un catalizador de la fusión del hielo, pero en ningún caso se puede afirmar que este gas fuera el desencadenante del final de la glaciación.

Sí afecta al calentamiento

Sin embargo, el estudio californiano no cuestiona el papel fundamental que desempeña el CO2 en el cambio climático. "No quiero que nadie piense que este estudio es una evidencia de que el dióxido de carbono no afecta al clima", advierte el geólogo Lowell Stott, autor principal de la investigación.

Aunque el incremento del CO2 atmosférico tiene lugar prácticamente a la vez que el final de las glaciaciones, ha existido un agrio debate en la comunidad científica sobre si el gas provocó el calentamiento o si fue liberado más tarde, como consecuencia de la subida de temperaturas.

El estudio de Stott retrasa el momento en el que el CO2 comenzó a aumentar en la última glaciación. Según su investigación, el aumento empezó hace 19.000 años. Las estimaciones actuales no superaban los 18.000 años.