Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Expertos confirman hallazgo de boceto de Miguel Angel sobre cúpula San Pedro

EFE ·12/12/2007 - 13:49h

EFE - Fotografía cedida facilitada el 6 de diciembre, que muestra un boceto inédito de Miguel Ángel sobre la construcción de la cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano que data de 1563, un año antes de la muerte del artista. La Fábrica de San Pedro, el organismo vaticano encargado del mantenimiento de la Basílica, lo ha encontrado entre sus documentos.

Un grupo de expertos ha confirmado que es atribuible a Miguel Ángel el boceto sobre la construcción de la cúpula de la Basílica vaticana, encontrado entre los documentos de la Fábrica de San Pedro, el organismo vaticano encargado del mantenimiento de este templo.

En una nota, la Fábrica de San Pedro explicó hoy que el boceto fue mostrado el lunes pasado a un grupo de expertos e historiadores de arte, entre ellos el recién nombrado director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci, que determinaron que este dibujo pertenecía al genial artista del Renacimiento.

El profesor Vitale Zanchettin, descubridor del inédito dibujo de Miguel Ángel, se encargará ahora de realizar un informe sobre el hallazgo, que será presentado próximamente en el Vaticano.

Perdido durante siglos entre los documentos sobre la basílica, el dibujo representa algunos apuntes arquitectónicos de Miguel Ángel sobre la construcción de la cúpula del templo y data de 1563, un año antes de la muerte del artista.

El boceto se puede considerar, según los expertos, el último diseño de Miguel Ángel sobre la larga y difícil construcción de la monumental cúpula de San Pedro.

El dibujo está trazado en un trocito de papel con tiza de color rojo y representa algunos pilares del tambor de la cúpula de San Pedro y también se ven las cifras 6, 9 y 3.

Según el diario vaticano, podría ser uno de los bocetos realizados por el polifacético artista para dar indicaciones a los obreros que trabajaban en la realización de la cúpula.

Este folio es de los pocos sobre la construcción de la basílica vaticana que no destruyó el propio Miguel Ángel y pudo ser utilizado después de su muerte para continuar con las obras de la cúpula.