Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Un miliciano islamista mure en Gaza y dimite el alcalde de Sderot por ataques

EFE ·12/12/2007 - 08:52h

EFE - Soldados israelíes cortan el paso en el puesto de control de Kalandia, al norte de Jerusalén.

La Yihad Islámica, que se responsabilizó por el disparo hoy de la mayoría de los 20 cohetes Al Kasam lanzados contra localidades del sur de Israel, anunció este mediodía la muerte de uno de sus milicianos por fuego del Ejército israelí.

El miliciano, Yamil al Haidi, de 24 años, perdió la vida en un punto en el centro de la franja de Gaza cuando se aprestaba a disparar con un mortero, según fuentes médicas y de seguridad.

Con este caso, según fuentes oficiales palestinas este mediodía, se eleva a siete el total de milicianos muertos en Gaza tras la incursión del Ejército israelí ayer, en la zona de Jan Iunes.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, se reunió esta mañana con los miembros de su Gabinete de Seguridad para analizar la situación y el agravamiento de los ataques palestinos, que causaron esta mañana heridas a tres personas en la ciudad de Sderot, entre ellas una niña alcanzada por esquirlas en una pierna, según fuentes municipales y médicas.

Fuentes gubernamentales dijeron al concluir esa reunión que el Gabinete se abstuvo de ordenar una invasión militar a la franja de Gaza a fin de evitar la continuación de los ataques palestinos ante los cuales, de hecho, son impotentes las Fuerzas Armadas de Israel.

El Ejercito está preparado y adoptaremos la decisión cuando sea el momento indicado, no nos presionéis", dijo el viceministro de Defensa, general en reserva Matán Vilnaí.

El alcalde de Sderot, Eli Moyal, decidió dimitir y anunció por medio de la radio pública: "no estoy dispuesto a seguir con esta responsabilidad, no quiero estar en mi puesto cuando un cohete Al Kasam caiga en un jardín de infantes, mi persistente pesadilla".

Moyal dijo que durante los ataques contra la población de Sderot, con 15.000 habitantes y a contados kilómetros de Gaza, "cayeron en los últimos siete años 5.000 de esos cohetes, no puedo seguir más".

Otros cuatro civiles fueron afectados hoy en la ciudad por ataques de pánico debido al impacto de los cohetes, mientras la población esperaba un fallo del Tribunal Supremo de Justicia ante el cual apelaron para que obligue al Gobierno a brindarles protección.

La Yihad Islámica y los Comités Populares de la Resistencia (CPR) asumieron la responsabilidad por la salva de los cohetes contra esa ciudad y otras poblaciones del sur de Israel.

El graneado ataque palestino fue represalia por las operaciones militares de Israel en sangrientos enfrentamientos armados ayer en el barrio de Al Fajari, al este de la ciudad de Jan Iunes. Además de seis muertos ayer, otros 10 milicianos resultaron heridos.

La Estrella Roja de David, equivalente de la Cruz Roja, elevó el nivel de alerta entre su personal en Sderot, habitualmente la localidad más atacada de las vecinas de Gaza.

Según el portavoz militar israelí, los militantes palestinos, en su mayoría de la Yihad islámica, Hamas y de los Comités de la Resistencia Popular, han disparado en lo que va de este año más de 2.000 cohetes y proyectiles de morteros, todos artesanales.

"La situación en el sur del país a raíz de los cohetes Al Kasam se ha vuelto una realidad difícil", declaró anoche el primer ministro Ehud Olmert en un acto público, después de presidir una reunión con los miembros del Gabinete para Asuntos de Seguridad.

Esas armas en poder de los combatientes palestinos son imprecisas y de ahí el relativamente bajo número de víctimas pero la población civil israelí en localidades vecinas a la franja de Gaza, bajo control de Hamas, vive permanentemente bajo la amenaza de que puedan caer en sus casas, en escuelas o en sitios de trabajo, entre otros.

"No descansaremos hasta que la amenaza de los cohetes Al Kasam cese por completo en la ciudad de Sderot y otras poblaciones del sur del desierto del Néguev", afirmó Olmert.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, autorizó la semana anterior al Ejército a "ampliar" sus operaciones contra los milicianos de Gaza pero hasta la fecha no ha podido neutralizar esos ataques.