Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Almunia reitera su previsión de crecimiento del 2% en la zona euro para 2008

EFE ·12/12/2007 - 12:04h

EFE - El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, el español Joaquín Almunia, interviene ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas, el pasado 20 de noviembre.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reiteró hoy sus previsiones de los últimos días sobre el crecimiento de la zona euro para el año próximo, que a su juicio se situará "en torno al 2%".

Almunia, que participaba en un acto de la Asociación de Periodistas Económicos y Financieros de Francia (AJEF) en París, consideró que "es razonable un crecimiento en torno al 2% en la zona euro".

Aunque las últimas previsiones oficiales de la Comisión Europea auguraban un 2,2% en 2008, la semana pasada, el responsable de Asuntos Monetarios había avanzado que podría ser inferior al 2% debido a que "algunos riesgos se materializarán a finales" del ejercicio.

Almunia consideró "muy optimistas" los cálculos del Gobierno francés, que espera una progresión del Producto Interior Bruto (PIB) del país entre el 2 y el 2,5% el año próximo, horquilla confirmada esta mañana por la ministra de Economía, Christine Lagarde.

Subrayó que para obtener resultados "en un tiempo razonable (...) hay que tomar decisiones lo más pronto posible" y juzgó "fáciles" las medidas tomadas por el Ejecutivo francés desde la entrada en funciones en mayo del presidente de la República, Nicolas Sarkozy.

Insistió en que hay mucho camino por recorrer "para mejorar las finanzas públicas".

Una alusión indirecta a las dudas manifestadas en el pasado por el Ejecutivo comunitario sobre la capacidad de Francia para reducir su déficit público según lo anunciado: un 2,4% del PIB este año y un 2,3% el próximo.

Almunia admitió que la fortaleza del euro frente a otras divisas crea "dificultades", pero que no son "insuperables", y en el caso del déficit comercial francés estimó que no está "directamente vinculado a los tipos de cambio", sino a "la orientación geográfica de las exportaciones" y a problemas de "especialización".

Las autoridades políticas francesas han criticado repetidamente en los últimos meses al Banco Central Europeo (BCE) por su política de tipos de interés, a la que responsabilizan de la apreciación del euro frente a las otras grandes divisas, y en particular frente al dólar.