Archivo de Público
Lunes, 9 de Noviembre de 2009

Venezuela desacelera brote gripe pandémica en indígenas Amazonas

Reuters ·09/11/2009 - 15:29h

Por Frank Jack Daniel

Un brote potencialmente devastador de influenza H1N1 entre indígenas yanomami de la selva amazónica de Venezuela parece estar contenido después de una rápida respuesta médica en la zona prácticamente aislada.

Considerada la tribu aislada del Amazonas más amplia, con una población de 30.000 personas, los yanomami -seminómades- tenían contacto limitado con el mundo exterior hasta hace 50 años.

Desde la década de 1960, la población yanomami comenzó a verse afectada por enfermedades traídas por mineros del oro y otros forasteros.

Las recientes muertes de seis aborígenes de esta tribu comenzaron a ser investigadas debido a posibles relaciones con el virus H1N1 de la gripe pandémica.

Pero Neris Villalobos, epidemióloga jefa del estado de Amazonas, dijo que el brote inicial alcanzó su pico a fines de octubre y que estaba menguando.

Posiblemente expandidos por forasteros durante un evento organizado por el Gobierno el mes pasado, aparecieron síntomas de gripe en más de 1.000 yanomamis, indicaron funcionarios de salud locales. La cantidad de nuevos casos disminuyó drásticamente desde entonces.

"Las acciones emprendidas han resultado exitosas, sin embargo no podemos hablar de que la situación ha concluido", dijo Villalobos a Reuters en Puerto Ayacucho, capital de la región local de Amazonas.

La funcionaria dijo que los médicos aún deben visitar aldeas remotas para controlar cualquier posible caso de la infección sin detectar.

"Existe un control de la situación pero es necesario mantener y continuar con las acciones y las estrategias diseñadas y implementadas para garantizar y contener totalmente el brote", añadió la funcionaria.

Los doctores han administrado el antiviral Tamiflu del laboratorio suizo Roche -que es la terapia de primera línea contra la pandemia- a más 2.000 personas en la zona tribal, accesible únicamente por agua o aire.

El Gobierno del presidente socialista, Hugo Chávez, expandió en los últimos años los servicios médicos a los yanomami.

Alrededor de 30 médicos se encuentran en la actualidad instalados permanentemente en la parte venezolana de la región aborigen, que se encuentra en el límite con Brasil y tiene aproximadamente el tamaño de Grecia.

Muchos son médicos cubanos que forman parte de la iniciativa popular de Chávez de llevar doctores a las comunidades remotas del país bolivariano.

Durante el brote, médicos venezolanos entrenados por pares de Cuba incrementaron la atención sanitaria. "Si no hubiesen tomado todas las medidas que han tomado (...) a tiempo hubiera sido una epidemia enorme de verdad", manifestó el doctor cubano Giovanni Castellano.

La minería del oro ilegal en la región, especialmente del lado brasileño de la frontera, diseminó enfermedades como la malaria entre los miembros de la tribu en la década de 1980 y causó la muerte de alrededor del 20 por ciento de la población yanomami en un período de siete años.

Los integrantes de la tribu suelen vivir en chozas comunales construidas alrededor de una especie de patio. Para alimentarse, los hombres cazan y las mujeres plantan docenas de cultivos diferentes.

Cada algunos años, estos indígenas se trasladan a nuevas zonas de la selva para permitir que la tierra se regenere.

El virus pandémico H1N1 parece haber ingresado en el hogar de los yanomami durante un encuentro organizado por funcionarios del Gobierno por la conmemoración del 12 de octubre, aniversario del arribo de Cristóbal Colón a América, señalaron los médicos.