Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Ban aboga por un futuro de "economías verdes" para combatir el cambio climático

EFE ·12/12/2007 - 10:56h

EFE - El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (c), se retira de una reunión ayer en Nusa Dua, Bali (Indonesia).

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, apostó hoy por un futuro de "economías verdes" y desarrollo sostenible, al inaugurar la reunión de ministros de Medio Ambiente de la XIII Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Ban indicó en su discurso, en la isla indonesia de Bali, que el problema es "tanto un reto como una oportunidad" y dijo que "si somos creativos, podremos mitigar sus efectos".

"Ya no queda margen de tiempo para el error", por lo que "hay que actuar ahora (...) de lo contrario, el coste de la inacción será enorme", señaló.

Afirmó que la lucha contra el cambio climático no es incompatible con el crecimiento económico, en particular el de las naciones en vías de desarrollo las que, según dijo, más padecen los efectos del calentamiento global, y opinó que no se debería "distinguir el origen de las emisiones".

"El cambio climático nos afecta a todos, pero no a todos por igual", dijo Ban en alusión a la queja de las naciones en vías de desarrollo de que son ellas las que tienen que pagar las consecuencias de la mayor cantidad de emisiones contaminantes de gases de los países industrializados.

Manifestó que los países más ricos tienen la "obligación ética" de corregir esa "injusticia" y les emplazó a liderar los esfuerzos para revertir la actual situación y dar incentivos para que sus hermanos menos favorecidos puedan combatir el problema sin frenar su crecimiento económico.

En una conferencia de prensa posterior, Ban eludió hablar de fecha límite para que los gobiernos impongan topes obligatorios a sus emisiones de gases que causan el efecto invernadero.

La misma postura defendió el secretario ejecutivo de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático, Yvo de Boer, quien recalcó que el objetivo de Bali es trazar una hoja de ruta para las negociaciones que deben empezar en 2008 y concluir en 2009 en un documento que sustituya a la primera fase del Protocolo de Kioto de lucha contra el calentamiento global, cuando venza en 2012.

Preguntado insistentemente sobre cuándo será necesaria el consenso sobre los límites obligatorios, el holandés De Boer se limitó a expresar: "Cuanto antes, mejor."

Ban estuvo acompañado durante la inauguración por el nuevo primer ministro australiano, el laborista Kevin Rudd, quien la semana pasada ratificó el Protocolo de Kioto tras ganar a los conservadores en las elecciones legislativas.

Rudd luego anunció que Australia, pese a ser uno de los mayores productores mundiales de carbón, reducirá en un 60 por ciento para 2050 sus emisiones contaminantes sobre los niveles de 2000 y aumentará en 2010 hasta el 20 por ciento el porcentaje de su suministro energético procedente de energías renovables.

"Australia ahora está dispuesta a asumir su responsabilidad en responder a este reto, tanto en casa como en las negociaciones que nos esperan en la comunidad internacional", afirmó Rudd.

La firme postura de Estados Unidos, que sin Australia se ha quedado solo contra el Protocolo de Kioto, de no aceptar cupos de recortes de gases contaminantes y la exigencia similar de las naciones en vías de desarrollo de que por ahora no se les impongan topes para no frenar su crecimiento económico, suponen los obstáculos principales de las negociaciones que los ministros de Medio Ambiente comenzaron hoy.