Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

Israel y la ANP reanudan las negociaciones en medio de una nueva escalada militar

EFE ·12/12/2007 - 08:52h

EFE - Soldados israelíes cortan el paso en el puesto de control de Kalandia, al norte de Jerusalén.

Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) reanudan hoy las negociaciones de paz, estancadas desde hace siete años, en medio de una nueva escalada militar que ayer se cobró la vida de ocho milicianos palestinos en la franja de Gaza.

La primera reunión comenzará a las 10:30 GMT en el histórico hotel Rey David, donde se prevé que los representantes de ambas partes debatan durante varias horas asuntos de procedimiento.

Fuentes de la presidencia palestina en Ramala informaron hoy de que el jefe de su equipo negociador, el ex primer ministro Ahmed Qurea (Abu Alá), presentará una queja por las operaciones militares de ayer en Gaza y por una licitación para extender el asentamiento judío de Har Homá, en la colina de Abu Ghneim.

La jefa del equipo israelí es la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, quien ha incluido entre los asistentes al director de Asuntos Políticos y de Seguridad del Ministerio de Defensa, Amós Guilad.

Qurea, que, junto al presidente palestino, Mahmud Abás, fue uno de los negociadores de los históricos acuerdos de Oslo en 1993, representa no sólo a la ANP sino también a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que los suscribió.

La organización islamista Hamas, que controla la franja de Gaza con un millón y medio de habitantes, así como la Yihad Islámica, que no pertenecen a la coalición nacionalista de la OLP rechazan las negociaciones con Israel.

El Gobierno de facto en Gaza, encabezado por el líder de Hamas, el depuesto primer ministro Ismail Haniye, llamó ayer a Abás a no acudir a la reunión de hoy en Jerusalén.

Según el portavoz de Haniye, Taher al-Nunu, si lo hace estará "encubriendo políticamente los crímenes" de Israel, en alusión a la incursión del Ejército de ayer en la zona de Jan Iunes, en Gaza.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, advirtió ayer que, al margen de las negociaciones de paz, "actuaremos de la manera necesaria, con las dosis apropiadas y en el momento preciso" para impedir los ataques diarios con morteros y cohetes Al Kasam al sur de Israel desde territorio palestino.

"Los cohetes Al Kasam han generado una difícil situación", afirmó Olmert, aunque de momento en medios del Gobierno y de las Fuerzas Armadas se descarta una invasión masiva de la franja de Gaza.

Los objetivos finales de las negociaciones de paz, que Olmert y Abás se comprometieron a entablar en la Conferencia de Annapolis de noviembre pasado, son el establecimiento de un Estado palestino en Cisjordania y Gaza, con capital en Jerusalén oriental o "palestina", y el reconocimiento de Israel dentro de "fronteras seguras" con capital en Jerusalén occidental o "judía" de parte del mundo árabe.