Martes, 11 de Diciembre de 2007

Estados Unidos pone el dinero más barato para prevenir la recesión

La ReservaFederal rebaja los tipos de interés al 4,25%

PÚBLICO.ES ·11/12/2007 - 21:53h

La Reserva Federal de Estados Unidos (la popular Fed) confirmó los pronósticos y decidió ayer rebajar en un cuarto de punto los tipos de interés, hasta el 4,25%.

El banco central norteamericano justificó su decisión alegando que “recientes acontecimientos, que incluyen el deterioro de las condiciones de los mercados financieros, han incrementado la incertidumbre sobre las perspectivas para el crecimiento económico y la inflación”.

Dicho más llanamente, lo que pretende la Reserva Federal es tratar de animar un poco la economía (dinero más barato significa, en teoría, un incentivo para la inversión y para el consumo)  y conjurar el riesgo de  recesión, que según algunos expertos amenaza el inmediato futuro de Estados Unidos.

Los datos más preocupantes son la caída del sector inmobiliario y las restricciones en el mercado de crédito.  ¿Será suficiente con la pequeña rebaja de los tipos de interés decidida por la Fed para ahuyentar el fantasma de la crisis? Algunos analistas creen que no.

Y no sólo analistas. El presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, votó ayer en contra de la rebaja de 0,25 puntos y propuso en su lugar un recorte de medio punto.

Miedo a la recesión

La agresiva propuesta de Rosengren demuestra que en efecto las cosas están feas en Estados Unidos. El miedo a la recesión se ha extendido en las últimas semanas, y los expertos vaticinan que el PIB crecerá en el último semestre del año un escueto 1%, frente al 4,9% del tercer trimestre, según una encuesta realizada por Bloomberg.

También los datos del mercado inmobiliario (con una fuerte subida de la morosidad hipotecaria) invitan a la reflexión.

La comparación con Europa

La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de rebajar los tipos por tercera vez en los últimos meses (antes del estallido de la crisis de las hipotecas de alto riesgo el precio del dinero estaba en el 5,25%) contrasta con la pasividad del Banco Central Europeo (BCE), que los mantiene en el 4%.

La situación en Europa es, sin embargo, distinta. La economía, aunque con algunas dificultades de crecimiento, mantiene un cierto vigor, y la inflación ha dado un serio aviso en los últimos dos meses.

De hecho, la crisis de los mercados de crédito ha disuadido hasta ahora al BCE de elevar el precio del dinero, como era su intención.

Sin embargo, los mercados temen que finalmente  la autoridad monetaria europea no tenga más remedio que subir los tipos de interés para contener el incremento de los precios.

Esa posibilidad es la que ha alentado en los últimos días la subida del euribor, el tipo de referencia en la valoración de las hipotecas, y que es muy sensible a las expectativas del precio del dinero.

Otros analistas consideran, sin embargo, que en la actual situación de incertidumbre económica el BCE no se atreverá a elevar los tipos en los próximos meses. Más bien esperará a que se suavicen las tensiones inflacionistas, lo cual ocurrirá previsiblemente en primavera.

A partir de ahí, lo más probable es que el BCE decida rebajar el precio del dinero, en el supuesto probable de que la economía esté debilitada.