Miércoles, 12 de Diciembre de 2007

IU saca al Gobierno del apuro

Anuncia que votará con PSOE, PNV, BNG y los dos tránsfugas para aprobar los Presupuestos

FERNANDO GAREA ·12/12/2007 - 07:30h

El Gobierno y el PSOE respiran tranquilos porque, salvo errores o contratiempos de última hora, ya tienen los votos suficientes para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

Izquierda Unida anunció ayer que unirá sus votos a los del PSOE, el PNV, el BNG, la Chunta Aragonesista y los dos tránsfugas, hasta sumar 181, cinco por encima de la mayoría absoluta necesaria, para levantar el veto del Senado. Sólo tendrá que tomar la precaución de movilizar a todos sus diputados y cuidarse de que no haya ausencias en sus escaños.
De esta forma también el Gobierno evita la imagen de unos Presupuestos salvados por el voto de dos tránsfugas, uno de ellos procedente del Partido Popular.

IU votó en contra de los Presupuestos cuando pasaron por el Congreso, pero consideran ahora un mal menor votar con el Gobierno para que se levante el veto del Senado. Si no lo hiciera los Presupuestos decaerían, de tal forma que habría que prorrogar los del año anterior y las comunidades, empezando por Cataluña, perderían muchos millones de inversión, la Ley de Dependencia se quedaría sin financiación, no podría acompasarse la tarifa del IRPF a la inflación y, sobre todo, no se aprobaría la partida para universalizar la educación para niños de 0 a 3 años que el Gobierno pacto con IU.

Con la teoría del mar menor, Gaspar Llamazares y Joan Herrera explicaron que IU no está plenamente satisfecha con los Presupuestos, pero ante la perspectiva de que decaigan completos, prefieren unir sus votos a los del PSOE.

Avance sustancial

Herrera aseguró que no se debe echar a perder el "avance sustancial" en inversión en Cataluña que contemplan los Presupuestos para 2008 respecto a los actuales. Para ese voto de IU ya no habrá siquiera negociación, dado que ya la legislatura termina y no hay apenas margen de maniobra.

El Gobierno daba ya casi por hecho anteayer que IU se sumaría finalmente al acuerdo para completar la mayoría absoluta necesaria. De esta forma, el veto en el Senado le ha supuesto un mal trago político en primera instancia, pero no pasará de ahí. Fuentes de La Moncloa y del Grupo Socialista aseguran que hubiera sido mucho peor tener que pelear en el Senado enmienda a enmienda, con una mayoría adversa en esa Cámara.

Esas fuentes confiesan que el temor previo era que el veto se hubiera planteado sobre el capítulo de Fomento y no sobre el de Vivienda. El de Fomento ya se aprobó en el Congreso sólo por cuatro votos y tiene a todos los partidos catalanes en contra por el rechazo a la gestión de la ministra Magdalena Álvarez. Si CiU hubiera planteado el veto en ese capítulo, hubiera sido imposible el apoyo de IU en el Congreso, según reconoce el Gobierno y el grupo parlamentario que dirige Llamazares. El portavoz socialista, Diego López Garrido, aseguró ayer que "a los ciudadanos les parecería mal que estos Presupuestos no salgan adelante”.