Martes, 11 de Diciembre de 2007

El juez envía a prisión al recadero del 'comando Vizcaya' de ETA

Lupiáñez tenía una de las armas robadas en Francia

ÓSCAR LÓPEZ-FONSECA / ÁNGELES VÁZQUEZ ·11/12/2007 - 21:25h

PÚBLICO - Gorka Lupiañez

Prisión incondicional e incomunicada —para poder realizar más diligencias con mayor garantía de que sean efectivas— es la medida que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno decretó ayer para Gorka Lupiáñez.

Le acusa de integración en ETA, tenencia ilícita de armas y falsificación de documento oficial. Estos delitos se deben a la pistola que llevaba consigo cuando fue detenido, que es una de las 344 robadas por la banda el 23 de octubre de 2006 en Vauvert, cerca de Nimes (Francia), y a la documentación que tenía en su poder.

La Guardia Civil considera que el presunto terrorista se encargaba de realizar tareas logísticas entre Francia y España dentro de una nueva estructura etarra llamada Elosa, cuya labor consiste en transportar mensajes, documentación, dinero y todo tipo de material al comando Vizcaya, el más activo desde el inicio de la tregua.

Lupiáñez, de 27 años, fue detenido el pasado día 6 en un control antiterrorista del Grupo de Acción Rural (GAR) de la Guardia Civil entre las localidades de vizcaínas de Elorrio y Berriz. Además de la pistola y varios DNI y permisos de conducir falsos con su fotografía, en la mochila llevaba, 2.000 euros, memorias portátiles USB y CDs con diferentes documentos, entre los que figura un manual del terrorista.

Con suerte hasta ahora

En su historial aparecen numerosos actos de kale borroka en la comarca vizcaína del Duranguesado, por los que aún tiene un juicio pendiente en la Audiencia Nacional para finales de enero.

Sin embargo, hasta su última detención la suerte le ha acompañado. Es una de las pocas personas que podía presumir de haber sido absuelta tres veces por la Audiencia Nacional: en dos ocasiones por ataques de violencia callejera y una vez más por colaboración y tenencia de explosivos, en la que el fiscal pedía 13 años de cárcel.

Desde la kale borroka saltó a ETA en agosto de 2006, cuando se trasladó a Francia, donde recibió los cursillos necesarios para aprender a manejar armas y explosivos.