Martes, 11 de Diciembre de 2007

Los libros también hacen política

Paz Soldán publica ‘Palacio quemado', una narración de los meses que precedieron a la llegada de Evo Morales al poder

PAULA CORROTO ·11/12/2007 - 21:13h

Hay hechos que ni el más imaginativo escritor podría elaborar en su cabeza. Políticos cuya fuerza da el perfecto perfil para conducir una buena ficción. Y resoluciones o vueltas de tuerca tan imprevistas que destrozarían a casi cualquier maestro del suspense. De ahí que si uno se apropia de estos tres elementos reales (hecho, político e imprevisto) y los pasa por la batidora de la ficción, con maña y acierto, le puede salir una historia casi redonda.


Uno de los últimos ejemplos es Palacio quemado (Alfaguara), del boliviano Edmundo Paz Soldán, donde se recrean, con todo tipo de detalles y personajes tomados de la realidad, los últimos meses del Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003). Es decir, justo antes de la victoria en las urnas de Evo Morales.

"Me interesaba mucho contar lo que había ocurrido antes de Evo, porque simbólicamente ha significado mucho para Bolivia. Aquellos momentos fueron el fin del modelo neoliberal y de los gobiernos tradicionales. Además, quería indagar por qué el gobierno de Sánchez de Lozada acabó con 60 muertos", explica Edmundo Paz Soldán.

Las tensiones políticas vividas en América Latina en las últimas décadas, con dictadores de la peor calaña, tremebundas crisis económicas y represiones callejeras, han hecho que no pocos escritores latinoamericanos se hayan abonado a la novela-política. Así, no se puede olvidar los libros de Mario Vargas Llosa, Conversaciones en la catedral (1969), un retrato de la dictadura peruana de Odría entre 1948 y 1956, y La fiesta del chivo (2000), una narración sobre la caída del dictador Trujillo en la República Dominicana.

La Guerra Fria también provocó ingentes novelas. Ahí están Tom Clancy, Frederick Forsyth o John Le Carré para corroborarlo. Incluso Tony Blair le ha servido a Ian Mc Ewan como inspiración en Sábado. Pero, ¿hay que creerse todo lo que aparece en estas ‘novelas' ? "Siempre hay una parte imaginada. De todas formas, yo he tratado de que describir una Bolivia urbana, que es más real que la rural que suele aparecer en los medios", aclara Paz Soldán.

Por cierto, en España, la editorial Silente ha publicado La Saga de los Aznar, pero esto ya son novelas de ciencia ficción. 

Entrevista a Edmundo Paz Soldán 

En ‘Palacio quemado' hay un personaje calcado a Evo Morales. ¿Es el presidente un personaje de ficción?

Desde luego. Se han hecho ya tres o cuatro películas sobre él y las que quedan. Yo creo que es el político más novelable de toda nuestra historia.

¿Escriben de hechos políticos los escritores bolivianos?
Sí, sobre todo los que viven en Bolivia. De momento, no hay muchas novelas sobre el periodo, pero sí muchos ensayos.

Ya hay un presidente indígena. ¿Para cuándo un escritor?
Todas las situacione se reflejan en la literatura. Pero ésta tiene sus propios tiempos. Estoy seguro que pronto aparecerá un gran escritor indígena.