Martes, 11 de Diciembre de 2007

Israel entra con decenas de tanques en Gaza

El Ejército israelí mata a seis milicianos palestinos antes de la cita entre Olmert y Abás

EUGENIO GARCIA GASCON ·11/12/2007 - 20:27h

Combatientes de la Yihad Islámica, en el entierro de uno de sus miembros. AFP

Como las amenazas se habían repetido con insistencia durante las últimas semanas, no se puede decir que la invasión israelí de ayer en la franja de Gaza sea una operación sorpresa.

Sí que ha sido, en cambio, la mayor operación desde que Israel evacuó a sus colonos de la franja en el verano de 2005, saldándose con un balance provisional de seis muertos, cinco de ellos milicianos de la Yihad Islámica, más de 15 heridos y decenas de detenidos.

El ministerio de Defensa israelí se apresuró a precisar que no se trata de la "gran invasión" que se venía anunciado, sino de una operación "limitada" y "rutinaria", cuyo objetivo es combatir "las infraestructuras del terrorismo" y detener el lanzamiento de cohetes que las milicias disparan a diario contra las localidades cercanas a la franja.

La "gran invasión", con la que amenaza el ministro de Defensa, Ehud Barak, se relega para más adelante, pero hay que destacar el momento que se ha escogido para la de ayer: sólo 24 horas antes de la primera reunión entre el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abás, desde de la conferencia de Annapolis de fines de noviembre.

Este encuentro será el primero en que formalmente las dos partes reanudarán las negociaciones de paz interrumpidas con el inicio de la segunda intifada hace siete años.

Se envía así un claro mensaje a la población israelí, siempre deseosa de mano dura, en el sentido de que el Ejército no descansa en su lucha contra los palestinos aunque simultáneamente unos y otros se sienten a  negociar un futuro acuerdo de paz en la misma mesa.

La invasión se inició a las cinco de la mañana, cuando una treintena de tanques, apoyados por helicópteros y excavadoras, penetró en el sur de la franja, tomando unos cuatro kilómetros de la carretera que une las ciudades de Jan Yunis y Rafá, ésta última en la frontera con Egipto, y cortando la principal arteria que cruza Gaza de norte a sur.

De casa en casa

Desde primera hora los soldados se apostaron en los tejados de muchos edificios mientras otros militares iban de casa en casa deteniendo a los hombres adultos para interrogarlos.

Los tanques bombardearon varios edificios, uno de ellos de gran altura. Cuando los servicios de socorro y los periodistas acudieron al lugar, los tanques dispararon más proyectiles interrumpiendo la evacuación de los heridos.

En este incidente, que fue filmado por varios periodistas, pereció un miembro de la Yihad Islámica cuyo cuerpo fue seccionado por la mitad, mientras que el cadáver de otro miliciano yacía en el suelo.

La Yihad Islámica reconoció la muerte de cinco de sus hombres mientras que otro grupo, los Comités de Resistencia Popular, informó de que uno de sus milicianos fue abatido en un ataque aéreo.

Los niños de Jan Yunis salieron corriendo de los colegios a media mañana para refugiarse en sus casas.

Decenas de milicianos armados con fusiles, lanzagranadas y minas corrían de un lado a otro por las calles de Jan Yunis disparando contra los tanques y la infantería israelí. Cuatro soldados resultaron heridos leves cuando una granada impactó contra su tanque causando una pequeña humareda.

Se mantiene la reunión

La operación se centró especialmente en una zona que los milicianos suelen utilizar de base para disparar cohetes, un área que ha sido muy castigada por el Ejército en las últimas semanas y donde recientemente han muerto una quincena de palestinos.

"Los israelíes creen que operaciones como ésta perjudican a la resistencia y la debilitan, pero están equivocados", dijo desafiante Fawzi Barhum, portavoz de Hamás.

Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente Abás, denunció que la escalada de la violencia de las últimas horas "pretende sabotear y poner obstáculos a las negociaciones antes incluso de que éstas empiecen". Aunque Hamás exigió a Abás que cancele la reunión con Olmert prevista para hoy, un portavoz del presidente señaló que la delegación palestina acudirá a la cita. 

Noticias Relacionadas