Martes, 11 de Diciembre de 2007

Neven Spahija asegura que no teme por su continuidad en Vitoria

EFE ·11/12/2007 - 18:36h

EFE - El jugador del Olympiacos del Pireo Jake Tsakalidis (i) trata de detener el avance de Tiago Splitter (d), del Tau Cerámica, durante un partido de la Euroliga 2007-2008.

El preparador del Tau Cerámica, Neven Spahija, aseguró, en la previa del encuentro de Euroliga contra el Olympiacos, que no teme por su continuidad en el banquillo del equipo vitoriano, porque se considera "una persona muy fuerte" en los planos privado y técnico.

Tras subrayar que ya ha pasado por "muchas situaciones y problemas" hasta llegar a ser entrenador del Tau, el entrenador de Sibenik (Croacia) recalcó que no teme "absolutamente nada", pese a que otros entrenadores, como Salva Maldonado, Pedro Martínez o Velimir Perasovic, ya cayeron con anterioridad, al ser cesados de forma fulminante por el presidente baskonista, Josean Querejeta.

"Sé que si hago mi trabajo bien, el presidente no tendrá motivos para reprocharme algo. Aunque si lo hago mal, también sé que tendrá motivos para cortarme", subrayó.

Las horas previas al encuentro de este miércoles contra el combinado de El Pireo, que llegan cargadas de cierta presión y hasta un punto de tensión en el entorno del 'Fernando Buesa Arena', han servido, asimismo, para que el base ítalo-argentino del Tau, Pablo Prigioni, haya pedido públicamente apoyo para el cuerpo técnico del club vitoriano.

Hay que recordar, aquí y ahora, que en los dos últimos años ya han pasado por Vitoria varios entrenadores de una cierta valía, aunque sin la necesaria continuidad en el puesto.

"Primero quiero dar las gracias a Prigioni por su apoyo, aunque nunca he pedido a mis jugadores que me saquen la cara en los medios de comunicación. Realmente, no necesito eso, sino algo diferente: que Pablo Prigioni y los demás jugadores digan todo lo que tengan que decir en el campo", añadió Spahija.

Sobre el encuentro contra el Olympiacos propiamente dicho, el responsable del banquillo baskonista comentó que mañana espera romper la "racha negativa" de cuatro derrotas consecutivas, entre Euroliga y Liga ACB.