Martes, 11 de Diciembre de 2007

Israelíes y palestinos reanudan mañana las negociaciones de paz

EFE ·11/12/2007 - 16:57h

EFE - Israel y la ANP reanudarán mañana en Jerusalén las negociaciones de paz estancadas desde hace siete años. En la imagen, un tanque israelí abandona la zona sur de la franja de Gaza.

Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) reanudarán mañana en Jerusalén las negociaciones de paz estancadas desde hace siete años, con vistas al establecimiento de un Estado palestino independiente junto al Estado Judío.

El compromiso fue asumido el pasado 27 de noviembre en la Conferencia de Paz de Annapolis, celebrada en Maryland (Estados Unidos), con el auspicio del país anfitrión, que hará, por acuerdo entre las partes, de supervisor en el proceso.

Las conversaciones se reanudarán en el histórico hotel Rey David, en medio de una lenta pero casi diaria escalada de las hostilidades entre el Ejército israelí y las milicias palestinas de Gaza.

Hoy, de hecho, siete activistas palestinos han muerto en distintas operaciones militares israelíes en el norte y sur de la Franja, controlada por el movimiento islamista Hamás, que repudia las negociaciones.

También se oponen a la renovación del proceso de paz sus adversarios de la derecha nacionalista en la oposición parlamentaria y los colonos judíos, debido a las concesiones territoriales que tendrá que hacer el Gobierno del primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Las negociaciones tendrán como base la "Hoja de Ruta", una propuesta formulada en 2003 por el Cuarteto de Madrid, constituido por EEUU, la Unión Europea (UE), Rusia y la ONU, o sea, la mayor coalición para la paz en Oriente Medio desde los históricos acuerdos de Oslo, en 1993.

Como en estos últimos, los palestinos estarán representados en las negociaciones con Israel por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), una coalición de distintas facciones nacionalistas a la que no pertenecen ni Hamás ni la Yihad Islámica.

Las negociaciones de fondo se centrarán en cuatro puntos: el trazado de las fronteras del futuro Estado palestino independiente, el destino de más de cuatro millones de refugiados palestinos y sus descendientes, la determinación de la soberanía política sobre Jerusalén y la evacuación y reorganización de los asentamientos judíos en Cisjordania.

La ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, encabezará el equipo negociador de Israel, mientras que el de la ANP lo presidirá el ex primer ministro del presidente Yaser Arafat, Ahmed Qurea (Abu Alá).

El presidente de la OLP y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y el primer ministro Olmert, también se comprometieron en Annapolis a satisfacer la voluntad del presidente estadounidense, George W. Bush, de concluir un acuerdo antes de que finalice 2008.

La "Hoja de Ruta", aprobada "en principio" por Israel -que le presentó catorce reservas- y por la ANP, preveía la creación del estado palestino para fines del año 2005.

Los primeros acuerdos para resolver el conflicto entre Israel y los palestinos, los de Camp David (1978) -que posibilitaron la paz con Egipto y con Jordania-, sólo imaginaban un régimen de "autonomía plena" para los palestinos de Gaza y Cisjordania.

En estos últimos territorios, que estuvieron bajo control de Egipto y de Jordania respectivamente hasta la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando los conquistó Israel, aspiran ahora los palestinos a establecer su estado soberano con capital en Jerusalén.

Desde que comenzó el proceso de paz entre Israel y sus vecinos árabes en 1991, en la Conferencia de Madrid, mañana será la primera que el Estado Judío acude a las negociaciones sabiendo de antemano que uno de los principales objetivos será la fundación del Estado palestino.

El reclamo palestino de soberanía en Jerusalén, donde se hallan los grandes santuarios para judíos, cristianos y musulmanes, y en barrios y aldeas árabes que Israel se anexó tras la guerra de 1967, será uno de los temas más espinosos, no menos que la retirada de Cisjordania, o solucionar el problema de los refugiados.

La negociación tendrá como escenario uno de los lugares más emblemáticos de Jerusalén, el hotel Rey David, inaugurado en 1931 en el centro de la ciudad gracias al dinero de millonarios judíos egipcios.

Desde su apertura, sirvió como residencia a importantes mandatarios de todo el mundo, entre ellos el rey de España Alfonso XIII cuando abdicó y se dio paso a la República en 1931.

Sin embargo, el nombre del hotel, en cuya ala suroccidental había establecido su sede militar y administrativa el Protectorado Británico, va principalmente ligado al atentado perpetrado en 1946 por la milicia nacionalista judía Irgún, en el que murieron 91 personas.