Martes, 11 de Diciembre de 2007

El etarra Gorka Lupiañez realizaba tareas logísticas entre España y Francia

EFE ·11/12/2007 - 08:35h

EFE - Agentes de la Guardia Civil, en el exterior del caserío supuestamente utilizado por el presunto miembro liberado de ETA Gorka Joseba Lupiañez que registraron esta madrugada para recoger evidencias de su presencia allí y de la de otros posibles miembros del comando Vizcaya.

El etarra Gorka Lupiañez Mintegi, detenido por la Guardia Civil el pasado jueves y que hoy ha ingresado en prisión, realizaba tareas logísticas relacionadas con el "aparato militar" de ETA, según las investigaciones realizadas hasta el momento por el instituto armado.

Según ha informado el Ministerio del Interior, Lupiañez fue captado para integrarse en la banda terrorista en agosto de 2006 y desde entonces, y ya en Francia, ha recibido diversos cursillos de manejo de armas y explosivos.

Tras ser dotado de arma y documentación falsa, se ha encargado presuntamente de tareas logísticas relacionadas con el denominado "aparato militar" de la banda terrorista.

En el momento de su detención, Lupiañez portaba un revólver marca Smith & Wesson, de los sustraídos en la localidad de Vauvert (Francia); varios DNI y permisos de conducir falsos, todos con su fotografía; una mochila con memorias portátiles USB y CDs con diferentes documentos, que están siendo analizados.

En los últimos días, la Guardia Civil ha realizado registros en dos viviendas de las localidades vizcaínas de Abadiano y Mendata, en las que se ha intervenido diversa documentación y otros efectos que ahora está siendo analizados.

En el historial de Gorka Lupiañez consta su participación en numerosas acciones de violencia callejera durante los años 2000-2002 en la comarca vizcaína del Duranguesado.

Ya en marzo de 2002, fue detenido por la Policía por su presunta vinculación con la kale borroka.

Meses más tarde, en noviembre de 2002, fue nuevamente detenido, esta vez por agentes de la Ertzaintza, por su implicación en actividades a favor de la ETA.

El etarra fue absuelto en tres ocasiones por la Audiencia Nacional de distintos delitos relacionados con la "violencia callejera" y tenía pendiente un nuevo juicio, fijado para enero próximo, también por altercados de "kale borroka" en Galdácano (Vizcaya) a mediados de septiembre de 2000.