Martes, 11 de Diciembre de 2007

Un doble atentado causa 60 muertos en Argel

EFE ·11/12/2007 - 11:31h

EFE - Personal de rescate traslada el cuerpo de una víctima de la explosión ocurrida hoy cerca del Tribunal Constitucional, en Argel.

Argel se vio sumida hoy en un profundo estado de conmoción tras un doble atentado con coche bomba atribuido a la organización Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), que según fuentes médicas causó 60 muertos, aunque el ministerio del Interior ha reconocido hasta el momento sólo 17 muertos y 67 heridos.

El primer atentado tuvo como objetivo la Corte Suprema y el Consejo Constitucional, situados uno al lado del otro en el barrio de El Biar, y el segundo se produjo ante la sede del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Hydra.

Según un balance provisional dado a conocer esta tarde por el ministro del Interior, Yazid Zerhouni, y confirmado por el jefe del Gobierno, Abdelaziz Belkhadem, los dos atentados causaron 17 muertos y 67 heridos.

Un comunicado del ministerio del Interior afirmó que siete personas murieron en El Biar, mientras que las otras diez perdieron la vida en la sede de la ACNUR, entre ellas varios transeúntes, vecinos de la zona y empleados de la ONU de nacionalidad extranjera.

Estos datos han sembrado la confusión en torno al número de víctimas mortales, ya que fuentes médicas y periodísticas hablan de 60 muertos y la ACNUR ha afirmado que diez de sus trabajadores fallecieron en la sede de la organización en Argel.

Las imágenes de destrucción difundidas por la televisión estatal han causado estupor entre la población y poco después de las explosiones las principales arterias de la ciudad aparecían prácticamente desiertas.

Muchos comerciantes decidieron echar el cierre y todas las actividades se redujeron, incluido un consejo del Gobierno que fue anulado.

En los barrios golpeados por los atentados, Hydra y El Biar, las familias decidieron no enviar a sus hijos al colegio por la tarde.

Mientras, trabajadores municipales y miembros de protección civil limpiaban los escombros y buscaban posibles supervivientes, según pudo comprobar Efe.

"Es un acto puramente criminal que no tiene nada que ver con reivindicaciones o actitudes políticas. Hemos vivido más de una década rodeados de sangre, fuego y lágrimas y parece que esto no ha terminado. Las autoridades deben actuar para proteger las vidas de los argelinos", comentó Ahmed, un anciano habitante del centro de Argel.

Otras personas, como un grupo de jóvenes estudiantes de la facultad central de Argel, se preguntaban si a partir de ahora los ciudadanos debían encerrarse en sus casas el día 11 de cada mes, una fecha que se ha convertido en sinónimo de atentados y muerte.

"Hemos tenido el 11 de septiembre en Nueva York, el 11 de marzo en Madrid, y en Argel el 11 de abril y ahora el 11 de diciembre", declaró uno de los estudiantes.

El pasado 11 de abril Argel fue golpeada por dos atentados similares a los de hoy, uno contra el palacio del Gobierno y otro contra una comisaría de Policía, que causaron 30 muertos y unos 300 heridos.

No deja de sorprender a la población la audacia de los terroristas, que eligen para sus atentados lugares estrechamente vigilados de la ciudad.

Los barrios de El Biar e Hydra, entre los más elegantes de la capital, albergan numerosas embajadas, oficinas de grandes sociedades occidentales, ministerios y residencias de altos cargos del régimen, por lo que la presencia de las fuerzas de seguridad en sus calles es permanente.

El ministro del Interior, Yazid Zerhouni, recordó hoy que en los últimos meses las autoridades habían reforzado la seguridad y advirtió sin embargo de que "no estamos a salvo de atentados de este tipo", al tiempo que pidió a los argelinos que "redoblen la vigilancia".