Martes, 11 de Diciembre de 2007

Italia se enfrenta a la falta de carburante por la huelga de camioneros

EFE ·11/12/2007 - 18:46h

EFE - Una huelga de camioneros en Italia amenaza con dejar el país sin abastecimiento de carburante, pues el 60% de los surtidores de todo el país están ya vacíos.

Italia se enfrenta a problemas de abastecimiento de productos básicos, como la gasolina, y a bloqueos de tráfico en las autopistas debido a una huelga de camioneros que protestan precisamente por los precios del carburante.

Los transportistas de mercancías protestan desde ayer y durante cinco días contra el aumento del precio del carburante y la falta de ayudas, así como para pedir medidas estatales para tutelar el sector.

Sólo una parte minoritaria de los sindicatos se sentó hoy a negociar con representantes del Ejecutivo, lo que hace la situación cada vez más complicada y tensa.

La Federación de gestores de distribuidores de carburante (Fegica-Cisl) advirtió del riesgo de que al final del día, los surtidores de la red de distribución, tanto urbana como de las autopistas, estén "sustancialmente" a cero.

La autonomía de los distribuidores es de unos cuatro días y no se han llenado desde el pasado viernes, pues el sábado fue festivo en el país, con lo que esta mañana más del 60% había agotado sus reservas, según un comunicado.

El temor de los consumidores a no poder llenar el depósito de los vehículos está provocando ya largas colas de espera en las estaciones de servicio que aún tienen las últimas cantidades de producto almacenado.

La huelga de transportistas por carretera se produce días antes de que se registre el tradicional aumento del consumo con motivo de las fiestas de Navidad.

El sector de la alimentación empieza a registrar también problemas y la situación es de "gran alarma" pues ya se han registrado algunas ausencias en las entrega de mercancías, según un comunicado de la patronal de comercio, turismo y pequeñas industrias, Confesercenti.

Los abastecimientos de alimentos perecederos están en situación de "riesgo" y empiezan a escasear la leche, las verduras, el queso, la fruta y la carne.

Se calcula que las reservas son suficientes hasta el sábado, aunque, "si de hora en hora crece la incertidumbre sobre el abastecimiento", la situación podría ser "insostenible ya desde el jueves", según la misma fuente.

La asociación de agricultores Coldiretti alertó de que la protesta puede generar daños incalculables en los mercados generales de la ciudades, desde donde ya no sale fruta ni ensaladas para las tiendas y supermercados, productos que pueden estropearse a la espera de transporte.

La protesta de los camioneros también se ha traducido en problemas de circulación en la red viaria, debido al reagrupamiento de camiones, uno de los más numerosos en la localidad fronteriza de Ventemiglia (noroeste del país), donde se han llegado a contar más de 2.000 vehículos pesados.

Mientras, el Gobierno intenta desbloquear la situación, después de que esta mañana sólo siete sindicatos, que representan el 30% del sector, accedieran a seguir negociando, y el resto se levantaran de la mesa.

El ministro de Transportes, Alessandro Bianchi, dijo que el Ejecutivo no puede seguir el diálogo con "quien protagoniza protestas de este tipo".

El primer ministro, Romano Prodi, condenó la forma en que se está desarrollando la protesta de los transportistas y aseguró que "esta no es la manera de afrontar estos problemas".

La Comisión de garantía de huelgas ha pedido al Ministerio de Transportes que tome medidas frente a los camioneros que no aseguran los abastecimientos indispensables y no respetan la prohibición de realizar bloqueos de carreteras.