Martes, 11 de Diciembre de 2007

Subastan la vista de Marraquech pintada por Churchill y regalada a Truman

EFE ·11/12/2007 - 17:28h

EFE - La vista de Marraquech pintada por el que fuera primer ministro británico Winston Churchill y que será subastada en Londres.

Una vista de Marraquech que el que fuera primer ministro británico Winston Churchill pintó hacia 1948 y regaló después al presidente estadounidense Harry S. Truman es una de las estrellas de la subasta de arte británico que Sotheby's celebrará este jueves en Londres.

La casa de subastas espera que el paisaje, que tiene un precio estimado de entre 431.000 y 720.000 euros, atraiga el interés de los coleccionistas por combinar "historia, arte y talento", explicó hoy a Efe Frances Christie, especialista en Arte Británico del siglo XX, durante la presentación de la obra a la prensa.

"Marraquech", firmado únicamente con las iniciales del antiguo primer ministro, muestra una vista de esa ciudad marroquí de la que el estadista británico se confesaba enamorado, con las montañas del Atlas como telón de fondo y el minarete de la Kutubía a la derecha de la composición.

Los tonos rosas y ocres terrosos de los edificios contrastan con el blanco de la nieve que cubre las montañas y el azul del cielo en la pintura, que Churchill (1874-1965) regaló a principios de la década de 1950 a Truman y que ha permanecido desde entonces en poder de la familia del ex presidente.

El mandatario estadounidense, con quien el ex primer ministro mantenía una estrecha relación desde que se reunieron por primera vez en la conferencia de Postdam, se mostró abrumado por el regalo.

"La guardaré como un tesoro mientras viva y será una de las posesiones más valiosas que deje a Margaret (su hija) cuando muera", señaló.

Churchill explicó a Truman, en una nota que acompañaba al regalo, que había convencido a su antecesor, el presidente estadounidense Franklin Roosevelt, para que le acompañara a contemplar esa misma vista antes de marcharse de África después de la conferencia de Casablanca (1943).

Tras esa reunión, en la que los líderes aliados abordaron las estrategias a seguir durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45), el mandatario británico pintó una vista de Marraquech, uno de sus lugares de descanso favoritos, muy similar a la que ahora se subasta.

Churchill regaló después ese primer paisaje, la única obra que pintó durante una contienda que lo absorbió física, mental y emocionalmente, al presidente Roosevelt, como recuerdo de esa experiencia.

"Es sorprendente que fuera un artista tan prolífico, dada su vida política tan ocupada", indicó la experta de Sotheby's, que destacó cómo Churchill pintó cientos de cuadros, muchos de los cuales están en manos privadas, "porque él los daba como regalo".

El político conservador británico regalaría también sendos paisajes marroquíes al presidente de EEUU Dwight D. Eisenhower y al general estadounidense George C. Marshall, autor del plan por el que Estados Unidos financió la reconstrucción de los países de la Europa occidental devastados por la Segunda Guerra Mundial.

Christie explicó que para el político británico la pintura era "su pasatiempo" y el método que utilizaba para relajarse y abstraerse de su vida política.

"Si no fuera por la política, no podría vivir. No podría soportar la tensión de las cosas", dijo en una ocasión Churchill, primer ministro en dos ocasiones, entre 1940 y 1945 y entre 1951 y 1955.

Marraquech y sus alrededores eran uno de los temas favoritos del político, que también plasmó los paisajes ingleses y franceses, como la vista de un castillo de Normandía donde se alojó, que Sotheby's ofrece asimismo al mejor postor este jueves con un precio estimado de entre 359.000 y 505.000 euros.

La obra de Churchill más cara vendida hasta la fecha en una subasta es un paisaje inglés vendido por un millón de libras (alrededor de 1,4 millones de euros).