Martes, 11 de Diciembre de 2007

Se publican por primera vez en España los relatos del cineasta Alexander Kluge

EFE ·11/12/2007 - 17:20h

EFE - Anagrama ha publicado los relatos de "El hueco que deja el diablo" del cineasta y escritor Alexander Kluge.

El cineasta y escritor Alexander Kluge, uno de los pioneros del Nuevo Cine alemán, hace décadas que sostiene un fructífero "menage à trois" con la literatura y el cine, pero sus libros han permanecido inéditos en España hasta que, ahora, Anagrama ha publicado los relatos de "El hueco que deja el diablo".

Kluge, de 75 años, ha presentado hoy este libro en el Instituto Alemán de Madrid, que desde el pasado mes de noviembre le dedica un ciclo de cine y donde esta noche leerá algunos relatos de su nueva obra, una versión abreviada de la que apareció en Alemania, "porque en un país extranjero es de buena educación ser breve", aseguraba ante la prensa, con su envidiable sentido del humor.

Discípulo del filósofo Theodor Adorno, Kluge se inició en el cine como asistente del legendario director Fritz Lanz. En 1960 fue uno de los firmantes del manifiesto de Oberhausen, en el que rompieron con el cine convencional alemán y propiciaron el nacimiento del cine de autor.

Ha producido, escrito y dirigido una veintena de películas, con las que ha merecido premios como dos Leones de Oro y uno de Plata del Festival de Venecia, que en 2007 le ha dedicado un ciclo a Kluge y ha proyectado cinco programas suyos. El Festival de Cine Europeo de Sevilla le acaba de rendir un homenaje a este director.

Desde hace veinte años, Kluge tiene programas culturales en las cadenas de televisión privadas de Alemania, con reportajes y entrevistas. "De la misma manera que existe el cine de autor, nosotros hacemos televisión de autor", afirmaba hoy.

En su trabajo de cineasta utiliza las técnicas más avanzadas y tiene en cuenta la importancia de Internet. Hace películas "de un minuto de duración porque en 'YouTube' todo tiene que ser corto", pero realizadas con la máxima calidad, como si de un largometraje se tratara.

Pero Kluge siente pasión también por la literatura, "algo digno de toda confianza, donde hay buenos colegas de 2000 años de antigüedad como Ovidio", y "El hueco que deja el diablo" es buena prueba de ello.

De los 500 relatos que había en la edición alemana del libro, llegan a España 173, los mismos que se publicaron en Estados Unidos.

Son cuentos muy breves, algunos de una página de extensión, en los que Kluge mezcla historias muy diversas que van desde el accidente de Chernóbil, la tragedia del 11-S o los entresijos de un ensayo de María Callas hasta la película favorita de Walter Benjamin o el accidente de automóvil que sufrió Hitler en 1931, "en una carretera helada", y del que salió ileso "por sesenta y tres centímetros y medio".

"Esos sesenta y tres centímetros y medio fueron uno de los errores del diablo", escribe Alexander Kluge, quien no está "muy seguro de creer en el diablo", pero reconoce que la historia de Satán "es muy larga". "Acompaña al ser humano desde hace 2000 años, y eso es toda una experiencia".

"La indiferencia es el infierno de hoy día", aunque el demonio tiene otras muchas formas de actuar, y el siglo XX es buena prueba de ello, añadía el escritor.