Martes, 11 de Diciembre de 2007

Un tren de mercancías une las dos Coreas por primera vez en 56 años

EFE ·11/12/2007 - 06:08h

EFE - Lee Chul (c), presidente de la compañía ferroviaria surcoreana Korail, y cuatro ingenieros, posan en la estación de Pannum (Corea del Sur), antes de que un tren de carga partiera rumbo a la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong.

Las dos Coreas pusieron hoy en funcionamiento el primer tren de mercancías transfronterizo en 56 años, después de la guerra que dividió la península entre 1951 y 1953, como una clara apuesta por la cooperación económica en un escenario de distensión.

Se trata del primer servicio de ferrocarril que opera de forma regular entre Corea del Norte y Corea del Sur desde que se interrumpió la línea de pasajeros de Gyeongui en 1951.

El convoy de doce vagones partió de la ciudad surcoreana de Munsan, cruzó a las 8.30 hora local (las 23.30 GMT del lunes) la Línea de Demarcación Militar (LDM) que divide a los dos países desde la guerra de Corea y realizó un trayecto de diez minutos hasta la estación norcoreana de Panmun, según imágenes de las televisiones locales.

En su viaje inaugural, el tren transportó hasta Corea del Norte materias primas y regresó a Corea del Sur con productos terminados, manufacturados en el complejo industrial de Kaesong, situado en el país comunista y donde empresas surcoreanas emplean mano de obra barata norcoreana.

Esta previsto que en los próximos años se construya una terminal de mercancías en la estación de Bongdong, destino final de este ferrocarril en Corea del Norte, que mientras tanto se detendrá en Panmun.

En esa estación se celebró hoy la ceremonia de apertura del servicio de ferrocarril con la presencia del ministro de Unificación surcoreano, Lee Jae-joung, y el jefe de la delegación norcoreana, Kwon Ho-ung.

"Este tren es la clave para apoyar la cooperación económica", aseguró Lee, quien se mostró confiado en que esta vía de comunicación contribuya a equilibrar el desarrollo las dos Coreas.

El representante norcoreano señaló la línea férrea impulsará la "reconciliación, cooperación y unificación del pueblo coreano".

Salvo los fines de semanas, el tren recorrerá dos veces al día el trayecto de 16,5 kilómetros que separa las ciudades de Munsan, en el Sur, y Panmun, en el Norte.

El ferrocarril partirá a las 09.00 local (00.00 GMT) de Corea del Sur, donde regresará pocos minutos después de las 14.00 (05.00 GMT), hora de salida del convoy desde Panmun.

Este nuevo servicio de mercancías, además de un paso simbólico hacia una posible unificación de los dos países, ayudará recortar el coste de transporte bilateral.

Según un estudio citado por la televisión surcoreana YTN, el línea férrea reducirá en seis días el actual servicio de traslado de carga entre los dos países, que se hace por mar, lo que supondrá un ahorro superior a 500 dólares por contenedor.

El tren de mercancías es solamente el primero de los que están previsto que comiencen a funcionar en la frontera, ya que ambos Gobiernos pretenden habilitar un servicio de ferrocarril de pasajeros para trasladar a los aficionados de los dos países a Pekín de cara a los Juegos Olímpicos 2008.

Este proyecto cubriría el trayecto que existe entre la ciudad surcoreana de Busan y la capital china con paradas en Seúl y Pyongyang.

A largo plazo se espera que el funcionamiento de esa línea se amplíe hacia otras ciudades de China y de Rusia.

El pasado 14 de mayo, Corea del Norte y Corea del Sur abrieron por un día sus antiguas líneas férreas de pasajeros Gyeongui y Donghae, un gesto testimonial que sirvió para probar el estado de las comunicaciones antes de que vuelvan a funcionar normalmente, algo que aún no tiene fecha.

El convoy de línea Gyeongui recorrió 27,3 kilómetros entre la estación de Munsan, en el Sur, y la de Kaesong, en el Norte, mientras que el de la línea Donghae fue desde la estación norcoreana de Kumgangsan y la surcoreana de Jejin, separadas por 25,5 kilómetros en a la costa este de la península.

El funcionamiento del tren de mercancías es el primer compromiso puesto en práctica de la serie de puntos que se acordaron en la última cumbre intercoreana, celebrada en octubre en Pyongyang entre el presidente surcoreano, Roh Moo-hyun, y el líder comunista, Kim Jong-il.