Martes, 11 de Diciembre de 2007

Se cumplen 10 años desde que Laporta se marcó el objetivo de lograr la presidencia

EFE ·11/12/2007 - 13:46h

EFE - El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, durante una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, el pasado mes de septiembre.

Hace diez años, Joan Laporta dio sus primeros pasos en pos de la presidencia del FC Barcelona, cuando presentó, junto con un grupo de socios barcelonistas, una moción de censura contra José Luis Núñez, por entonces máximo dirigente del club catalán.

Aquel 11 de diciembre de 1997, los abogados Joan Laporta y Sebastià Roca, en representación de 'Elefant Blau', se presentaron en las oficinas del FC Barcelona y presentaron una moción de censura contra Núñez y su directiva.

Aquella iniciativa fue votada el 7 de marzo del año siguiente y no prosperó. 'Elefant Blau' obtuvo 14.358 votos (35%), frente a los 24.863 (62%) que no dieron apoyo a aquella iniciativa.

Desde aquel acto administrativo en las oficinas del club a mediados de diciembre, la imagen de Joan Laporta se asociaría a la disidencia en el entorno barcelonista, desde donde se criticó con dureza la acción de gobierno del Barça.

Fue el escenario a partir de la cual creció la imagen de un Laporta que ya ambicionaba la presidencia. A pesar de esta irrupción, la imagen de Laporta ya había sido visible en la escena del entorno barcelonista, ya que meses antes, en verano, había participado junto al candidato Àngel Fernández en las elecciones que ganó ampliamente Núñez.

Con el surgimiento de la corriente crítica 'El Elefant Blau', el barcelonismo se empeñó en buscar la persona que aguardaba detrás de esta asociación, cuando en realidad lo que existía era un grupo cohesionado que deseaba romper con casi veinte años de gobierno de Núñez, aunque también, en realidad, lo que se estaba modelando era un futuro candidato en la figura de Joan Laporta.

A pesar de la derrota en las urnas con la moción de censura, Laporta y su grupo de socios y miembros de 'Elefant Blau' no cejaron en su empeño de empujar a Núñez fuera del Barça, castigándole en ocasiones donde más le irritaba, que era cuando se cuestionaba la economía barcelonista.

Laporta tenía preparada su campaña para ser lanzado como candidato en las elecciones del 2000, pero respaldó la plataforma que lideró el publicitario Lluís Bassat, quien aquel verano reunió en torno de él a casi todos los personajes y movimientos antinuñistas, que compitieron infructuosamente contra Joan Gaspart.

Que Joan Laporta fuese escogido presidente del Barça tres años después no se entiende sin la figura de Gaspart y de su gestión al frente del Barça.

En la semana previa al inicio del verano del 2003, el barcelonismo se entregó en masa a Laporta en las elecciones de aquel año, en parte para castigar al último vestigio del nuñismo, Joan Gaspart, quien acabó dimitiendo el anterior febrero, lo que originó una presidencia accidental de Enric Reyna y una posterior gestora, presidida por Joan Trayter.

La moción de censura presentada por Joan Laporta hace hoy diez años (y votada tres meses después) no ha sido la única que ha planeado en la entidad catalana en los últimos diez años. Joan Gaspart sufrió tres intentos, todos ellos infructuosos. Dos por parte del abogado Iván Carrillo y uno que no llegó a la luz pública por parte de Jordi Majó, más adelante candidato en las elecciones del 2003.