Martes, 11 de Diciembre de 2007

Corea del Sur declara zona catastrófica el área afectada por la marea negra

Se han contaminado más de 8.000 hectáreas de la costa occidental coreana

EFE ·11/12/2007 - 11:03h

EFE - Fotografía cedida por la Guardia Costera de Corea del Sur en la que se observa a miembros de la Policía Marítima colaborando en las labores de limpieza en la zona de Taean, a unos 170 kilómetros al suroeste de Seúl.

El gobierno surcoreano declaró hoy "zona catastrófica" el área afectada por el peor vertido de crudo sufrido por el país, que ha contaminado más de 8.000 hectáreas de la costa occidental coreana, informó hoy la agencia local Yonhap.

Así, cuatro localidades de la región de Taean podrán recibir ayudas estatales para sobreponerse de la marea negra que ha lanzado 10.500 toneladas de fuel contra las costas de Corea del Sur, según explicó el ministro de Administraciones e Interior, Park Myung-jae.

El Ejecutivo aportará a la provincia afectada un fondo inicial de 6.900 millones de wones (unos 7,5 millones de dólares, 5,1 millones de euros) para financiar las tareas de limpieza.

Tras la firma de este decreto, el presidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, se desplazó hasta la zona afectada por el desastre ecológico en un avión militar, donde visitó el centro de coordinación de emergencias y se entrevistó con algunos de los afectados.

El fuel ha dañado algunas de las turísticas playas de la zona, así como importantes criaderos de marisco y el único parque natural marino del país, un área de especial valor ecológico.

El sector turístico de Taean sufrirá unas pérdidas de 40.000 millones de wones (unos 43 millones de dólares, 29 millones de euros) a causa del desastre, aunque el efecto del vertido en los pescadores de la zona está aún por determinar.

De entre la treintena de playas de la zona, a donde 13 millones de turistas acuden cada año, unas diez resultaron contaminadas por el petróleo, un desastre que las autoridades temen que se extienda hacia otras playas en los próximos días.

Además, en la región alrededor de 5.000 personas se dedican al cultivo de ostras y la pesca.

Mientras tanto y por quinta jornada consecutiva, cerca de 140 barcos y cinco aviones siguen trabajando en las labores de limpieza y contención, junto a más de 13.000 soldados, policías, bomberos y funcionarios.

Noticias Relacionadas