Martes, 11 de Diciembre de 2007

Detenidas otras cuatro personas relacionadas con el homicidio de Osorno

EFE ·11/12/2007 - 10:36h

EFE - En la imagen del pasado mes de noviembre, un guardia civil de Osorno vigila el domicilio donde apareció el cadáver de José Martín Pérez, de 68 años con evidentes signos de violencia.

La Guardia Civil ha detenido a cuatro jóvenes, dos de ellos vecinos de Osorno (un chico y una chica) y dos de la capital (otro chico y otra chica) al estar presuntamente relacionados con el homicidio de José Martín Pérez, de 68 años, cuyo cadáver apareció el 14 de noviembre en el interior de su casa.

Fuentes consultadas por EFE han explicado hoy que las detenciones se han producido a lo largo de los últimos días por supuesto encubrimiento en unos casos o por supuesta complicidad para cometer el robo el día de autos en otros.

De esta última operación desarrollada por el Instituto Armado se conocen pocos datos, puesto que aún se mantiene el secreto de sumario dictado en su día por orden del titular del Juzgado de Carrión de los Condes, instructor del caso.

Las mismas fuentes han explicado que se trata de cuatro personas de edad muy joven y que, supuestamente, formarían parte del entorno de L.J.C.L., alias El rubio, que se encuentra actualmente en prisión provisional como presunto autor directo de los hechos.

Además, uno de los detenidos ha ingresado incluso en prisión provisional tras prestar declaración ante el juez instructor, mientras que los otros tres han quedado en libertad, aunque imputados en la causa.

Las detenciones practicadas por la Benemérita se podrían circunscribir al hecho de que, de una u otra manera, supuestamente encubrieron al presunto autor del crimen.

Al respecto, el titular del Juzgado de Carrión de los Condes dictó el pasado 22 de noviembre un auto de prisión provisional comunicada y sin fianza para L.J.C.L., de 36 años de edad y conocido como El rubio, quien fue detenido el día 19 de noviembre en Gijón por su presunta participación en el crimen después de un periplo en su huida por Palencia, Burgos y Cantabria, con punto final en la ciudad asturiana.