Martes, 11 de Diciembre de 2007

Empieza a funcionar la primera línea de tren regular entre las dos Coreas en 56 años

Es el penúltimo signo de acercamiento entre los dos países tras las pruebas realizadas en mayo

EFE ·11/12/2007 - 06:08h

EFE - Lee Chul (c), presidente de la compañía ferroviaria surcoreana Korail, y cuatro ingenieros, posan en la estación de Pannum (Corea del Sur), antes de que un tren de carga partiera rumbo a la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong.

La primera línea regular de ferrocarril entre las dos Coreas en 56 años entró hoy en funcionamiento, en un signo más de acercamiento entre los dos países tras las pruebas realizadas en mayo, según informó la agencia coreana de noticias, Yonhap.

El convoy partió a las 06.20 hora local (21.20 GMT del lunes) de la estación surcoreana de Munsan, hacia la localidad norcoreana de Panmun, siguiendo el trazado de la línea Gyeongui.

El tren necesitó de dos horas para cubrir este recorrido, en el que tuvo que atravesar la Línea de Demarcación Militar (LDM), la frontera que separa a las dos Coreas desde el armisticio que dividió la península en dos países, consecuencia la contienda militar (1950-1953).

Está previsto que en los próximos años se construya una terminal de mercancías en la estación norcoreana de Bongdong para que el tren pueda detenerse en esta ciudad.

El primer convoy constaba de 12 vagones, que viajaron al Norte cargados de material para la manufactura de calzado, y regresará a Corea del Sur con ropa y calzado producido en el complejo industrial de Kaesong, unas instalaciones de empresas del Sur levantadas al otro lado de la frontera. 

Medio siglo de división 

Los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur, Kim Jong Il y Kim Dae Jung, firmaron en junio de 2000 en Pyongyang un histórico acuerdo por el que se abría el camino de la reunificación tras medio siglo de división.

La cuestión de la reunificación había sido emprendida en 1990 durante una reunión entre los primeros ministros de ambos países, que no pasó de ser una toma de contacto, y que fue seguida, un año después, por la firma de un pacto de reconciliación, cooperación y no agresión.

Sin embargo, la fecha que pasará a la historia es el 14 de junio de 2000, cincuenta años después de la invasión que efectuó Corea del Norte a Corea del Sur el 25 de junio de 1950, origen de una guerra fratricida que duró tres años y a la que se puso fin por un armisticio, no por un tratado de paz.El acuerdo afecta a cuatro puntos relacionados con la reconciliación nacional y la disminución de las tensiones militares, además de la reunión de las familias separadas a la fuerza por la guerra de 1950-53 (diez millones de personas) y la cooperación económica y social.

En el año 2001, las relaciones bilaterales sufrieron un parón con la llegada a la presidencia de Estados Unidos de George W.Bush, que impuso una política de dureza hacia Pyongyang y retiró toda credibilidad al dirigente norteño, Kim Jong Il.Los atentados del 11 de septiembre en EEUU volvieron al Gobierno de Washington más reticente con el régimen de Corea del Norte, al que mantiene en la lista de países promotores del terrorismo.

Esa desconfianza causó la suspensión de varias reuniones intercoreanas y congeló los progresos hechos hasta entonces en los campos económico, militar y humanitario de las dos Coreas.

Las expectativas surgidas tras la cumbre entre Kim Jong Il y Kim Dae Jung dieron al traste ante la crisis desatada en 2002 en torno al programa de fabricación de armas nucleares norcoreano, aunque los dos países siguieron manteniendo contactos.

El acercamiento bilateral más importante entre las dos coreas desde la cumbre de 2000 se produjo en junio de 2005, cuando Norte y Sur acordaron adoptar "medidas prácticas y sustanciales" para solucionar la crisis provocada por el programa nuclear norcoreano, además de establecer nuevos contactos militares y humanitarios.Las delegaciones interministeriales de ambos países reunidas en Seúl firmaron una declaración conjunta en las que se apostó por rebajar la tensión e impulsar proyectos para ayudar a la reconciliación de los dos estados enemigos.

Por segunda vez en medio siglo, en octubre de 2007, los líderes de Corea del Norte y del Sur, Kim Jong-Il y Roh Moo-hyun, se reunieron en Pyongyang en un cumbre que finalizó con una Declaración de Paz a favor de la desnuclearización de la península, una mayor cooperación económica y un tratado de paz, que supondrá el fin de la "Guerra Fría".