Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Libia compra 21 Airbus y firma un acuerdo de cooperación energético-nuclear con Francia

EFE ·10/12/2007 - 17:33h

EFE - El líder libio, Muamar el Gadafi (dcha.), es recibido por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en el palacio del Elíseo.

Francia y Libia firmaron hoy un acuerdo de cooperación para el desarrollo de energía nuclear civil y Trípoli confirmó la compra de 21 Airbus, durante una ceremonia en el Elíseo en presencia del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y del líder libio, Muamar Gadafi.

París y Trípoli firmaron, además, un memorando de cooperación por el que Libia se compromete a negociar exclusivamente con Francia la compra de sus equipamientos militares.

El acuerdo de colaboración energética nuclear prevé la entrega a Libia de varios reactores para "el apoyo a la exploración y la explotación de uranio" y la "desalinización de agua", informó el Elíseo.

La cooperación cubre la formación y la puesta en marcha del arsenal legislativo, reglamentario y administrativo, agregó.

En cuanto a Airbus, el consorcio europeo y Libia confirmaron la adquisición de quince aparatos -cuatro A350-800, cuatro A 330-200 y siete A 320- de acuerdo con un compromiso previo suscrito el pasado junio para la compañía Libyan Airlines, así como un encargo firme de compra de seis A 350-800 para las aerolíneas Afriqiyah Airways.

El anuncio de ambos contratos, cuyo monto no se precisó, fue divulgado también durante la ceremonia celebrada en el palacio presidencial.

En un comunicado, Airbus precisó que la compañía nacional libia reemplazará su flota actual con esos 15 aparatos y el presidente de Libyan Airlines, Tarek Arebi, subrayó que Libia contará así "con una de las flotas más modernas y jóvenes de la región".

Arebi destacó, asimismo, que estos Airbus permitirán responder "a la creciente demanda y al importante desarrollo de la aviación libia".

La entrega de los Airbus 350 XWB (Xtra Wide-Body) a Libyan Airlines y a Afriqiyah Airways comenzará en 2017, explicó la nota.

Gadafi, en el poder desde 1969, comenzó hoy una visita oficial a Francia marcada por el anuncio de estos millonarios contratos en armamento y energía, pero también por fuertes críticas contra él en materia de derechos humanos por parte, incluso, de algunos miembros del Gobierno conservador.

A su llegada a París, tras ser recibido por la ministra francesa de Interior, Michele Alliot-Marie, se desplazó al Palacio del Elíseo para un primer contacto con Sarkozy, con quien volvió a reunirse esta noche.

Tras su primer encuentro, el jefe de Estado francés anunció la firma de diferentes contratos en materia de defensa, transporte y energía por un valor estimado en unos 10.000 millones de euros (unos 14.600 millones de dólares al cambio actual).