Lunes, 10 de Diciembre de 2007

La Comunidad de Madrid cierra una clínica de interrupción del embarazo

El ginecólogo que supuestamente firmaba los abortos practicados no se corresponde con el que realmente los hizo y el psiquiatra del centro ni siquiera tiene el título.

EFE ·10/12/2007 - 21:50h

La Comunidad de Madrid ha procedido a la suspensión cautelar del Instituto CB Medical Gimenedex, centro de cirugía mayor ambulatoria e interrupción voluntaria del embarazo de bajo riesgo, por el "grave riesgo" para la salud de sus pacientes, según han asegurado hoy a Efe fuentes sanitarias.

A esta clínica, situada en el número 41 de la calle de Zurbano (distrito de Chamberí), se personaron el pasado 5 de diciembre inspectores sanitarios de la Comunidad y detectaron "graves irregulridades" en el centro, ya que "el ginecólogo que supuestamente firmaba los abortos practicados no se correspondía con el que realmente hizo esas interrupciones voluntarias de embarazos de bajo riesgo".

De hecho, según las mismas fuentes, el ginecólogo R.T. manifestó a los inspectores que las historias clínicas que estaban bajo sospecha no correspondían a pacientes suyas y ni siquiera, según el relato del médico, reconoció como suya la firma que aparecía en las mismas.

Así mismo, R.T. aseguró a los inspectores que era falso el dato en el que figuraba él como médico que hubiera practicado varias interrupciones voluntarias del embarazo reflejadas en el libro de quirófano del centro.

De hecho, según su versión, R.T. no había practicado ningún aborto este año en el centro.

Sin título para los informes 

Los inspectores, además, comprobaron que M.A.I.D., que está contratado en el centro como médico psiquiatra, no tiene el título de Psiquiatría, sino sólo un máster en esta especialidad.

Los informes psiquiátricos preceptivos para la realización de abortos en caso de grave riesgo para la salud psíquica de la mujer tienen que ir firmados por un titulado en Psiquiatría, advierten las mismas fuentes.

Ante el "grave riesgo" para la salud pública, los inspectores de la Comunidad de Madrid han procedido hoy a la suspensión cautelar de parte del funcionamiento de esta clínica (la destinada a interruciones de embarazos) y a precintar el archivo de las historias clínicas.

Dada la existencia de indicios de delitos, la Comunidad de Madrid va a denunciar, probablemente "en las próximas horas", según las mismas fuentes, ante el Juzgado de Guardia de Madrid las supuestas irregularidades.

Noticias Relacionadas