Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Pacto entre nacionalistas para defender sus culturas

Catalunya, Euskadi y Galicia reivindican un Estado pluricultural

P. TRISTÁN ·10/12/2007 - 22:01h

Se llama “Declaración de Compostela”, fue firmada ayer por los consejeros de cultura del País Vasco, Cataluña y Galicia, y tiene entre sus objetivos el de desterrar de diálogo entre las culturas del Estado palabras como “exclusión” o “subordinación”. En opinión de los tres consejeros, estas palabras aluden a realidades que permanecen vigentes en la relación entre las culturas vasca, catalana y gallega y la cultura española.

La “Declaración de Compostela” tiene una segunda lectura más vinculada a la práctica política: servirá para poner en marcha plataformas para el intercambio de información y producción cultural entre las tres comunidades.

A la conselleira de Cultura de la Xunta, Ánxela Bugallo, le salen las cuentas cuando se refiere a la oportunidad de esta reivindicación: el año 2008 será el Año del Diálogo Intercultural y sostiene, Bugallo, que ese diálogo debe de comenzar por casa, por el diálogo entre las culturas del Estado. Un artículo firmado por ella y por sus homólogos, el catalán Joan Manuel Tresserras y la vasca Miren Azkárate, señala que los sistemas culturales de las nacionalidades históricas fueron subordinados en el siglo XIX por “una supuesta cultura común”.

Enriquecer el mundo

En el artículo se explica que “las prioridades políticas de las élites taponaron las realidades culturales mientras se construía un Estado unitario”. Creen que ha llegado el momento de darle la vuelta a esta situación, haciendo valer el “carácter plurinacional” del Estado y ejerciendo “el derecho universal a enriquecer el mundo desde lo local”.El conseller catalán de Cultura reivindicaba ayer que las culturas de las nacionalidades históricas tengan “la misma consideración” que la cultura tradicionalmente identificada con la españolidad. Pedía, además, “que tengan la misma capacidad de proyectarse de manera singular”.

Ayuda presupuestaria

Para ello, estima Joan Manuel Treserras, y dado que las competencias en cultura son exclusivas de las comunidades autónomas, el Estado debería de ceder recursos a los organismos territoriales competentes para el desarrollo de sus políticas culturales. Es algo en lo que están de acuerdo las consejeras vasca y gallega y así lo expresaron. Lo contrario, explican, quiere decir que el Estado concentra sus recursos en una de las culturas llamadas al diálogo intercultural en perjuicio de las otras.