Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Mueren 40 inmigrantes en un cayuco hacia Canarias

La barcaza, con 130 personas, encalló en la costa de Senegal

PÚBLICO.ES ·10/12/2007 - 21:39h

La muerte viajó de nuevo a bordo de un cayuco con destino a las islas Canarias. Cuarenta inmigrantes fallecieron en una embarcación ilegal que partió de Senegal hace dos semanas, con 130 indocumentados, en su mayoría de origen senegalés y gambiano.

La barcaza salió de la isla de Diogué, al sur de este país africano. Después de doce días de travesía y por motivos que se desconocen, la piragua encalló el pasado sábado en Yoff, al norte de Dakar. Cuando las autoridades localizaron el cayuco, sólo 20 personas en muy malas condiciones físicas, entre ellas dos mujeres, permanecían en su interior. En la barca también había un muerto.

Un total de 70 viajeros, incluido el capitán, consiguieron huir antes de que llegaran las fuerzas de seguridad. El resto de la tripulación murió durante el trayecto.

Otros 50 desaparecidos

Los supervivientes, que fueron trasladados a diversos hospitales, indicaron que los cadáveres de sus compañeros de viaje "fueron arrojados por la borda en el mar", tal y como confirmó el portavoz de la policía de Senegal a la agencia AFP.

Se trata de la segunda tragedia en aguas del océano Atlántico en las últimas horas. El sábado, otros 50 inmigrantes clandestinos desaparecieron frente a Dakhla, en Marruecos, al naufragar la patera en la que viajaban. Los guardacostas rescataron a seis de ellos con vida. El bote había partido de la costa de Mauritania el pasado 30 de noviembre.

Por otro lado, aproximadamente la mitad de los 11.000 sin papeles que han llegado a las Canarias desde África en 2007, han sido repatriados a sus países de origen. El resto ha sido distribuido por diversos centros de la Península, excepto los menores de edad, que permanecen en el archipiélago.

Así lo confirmó ayer el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, quien además se mostró "impactado, dolido y triste" por la muerte de seis inmigrantes en lo que va de mes, tras llegar a las islas en cayuco.

"El futuro de África necesita de la cooperación, y Europa es consciente de que el éxodo de jóvenes africanos es por falta de horizontes para el desarrollo y de que la salida de cayucos se deriva de la miseria", concluyó Segura.