Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Suspendido el juicio a Fujimori por una crisis de hipertensión

Poco antes de sufrir la crisis, el ex presidente de Perú rechazó en tono exaltado las acusaciones de haber violado los derechos humanos durante su Gobierno.

PÚBLICO.ES / EFE ·10/12/2007 - 17:03h

EFE - Seguidores del ex presidente peruano Alberto Fujimori dan su resplado al ex mandatario en los exteriores de su centro de reclusión, hoy, en Lima,Perú.

El ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) sufrió hoy una crisis de hipertensión que obligó al tribunal supremo a postergar para el miércoles el proceso en el que se le acusa de violaciones a los derechos humanos.

El médico personal de Fujimori informó al tribunal de que el ex gobernante sufrió la crisis en el descanso de la primera audiencia del juicio, que se celebra en una prisión policial de Lima.

Minutos antes, Fujimori había rechazado, en tono exaltado, la acusación de la fiscalía, que pidió que se le condene a 30 años de prisión y al pago de 100 millones de soles (22,6 millones de euros) por dicha violación de los derechos humanos. El ex presidente afirmó que, al contrario, los recuperó "para 25 millones de peruanos".

Fujimori, que había escuchado impasible la acusación que le hizo hoy la fiscalía, se exaltó al emitir un pronunciamiento cuando fue requerido por el presidente del tribunal supremo que lo procesa, César San Martín, para que señalara si aceptaba los términos del inicio del juicio.

Un país en colapso 

El ex gobernante dijo que recibió en 1990 a su país "en colapso", con una grave inflación, en aislamiento financiero internacional y acosado por el accionar violento de la banda armada Sendero Luminoso.

También existían grupos paramilitares como el llamado "Comando Rodrigo Franco", que -según medios peruanos- tuvo vínculos con el primer Gobierno del presidente Alan García (1985-1990), apuntó.

Fujimori añadió que "frente a la situación, con el país desangrándose" durante su gobierno, "hubo reformas dentro del contexto del respeto a los derechos humanos".

"A raíz de mi Gobierno se rescatan los derechos humanos de 25 millones de peruanos, si se cometieron algunos hechos execrables los rechazo totalmente, pero también rechazo los cargos y no acepto la acusación fiscal", aseveró un exaltado Fujimori.

"Aquí mando yo" 

El fuerte alegato fue interrumpido por San Martín, quien se vio obligado a recordarle que tenía "que respetar la directiva del tribunal".

"Aquí mando yo", le dijo enfático San Martín, para luego remarcar que a lo largo del proceso tendrá "la oportunidad de responder todas las preguntas" que se le hagan.

Fujimori aseguró, con la voz quebrada, que "su defensa será a base de pruebas y no indicios", tras lo cual se escucharon los aplausos de un grupo de seguidores que asistió al proceso, lo que llevó al titular del tribunal a recordar que "está prohibido cualquier tipo de manifestación a favor o en contra".

El ex mandatario es enjuiciado por la Sala Penal Especial de la Corte Suprema en un cuartel policial de Lima por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), en las que murieron 25 personas, y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

La fiscalía lo acusa de ser "autor mediato" (haber planificado, organizado y dirigido las acciones) de esos delitos, cometidos por el grupo militar encubierto "Colina", y pide que sea condenado a 30 años de cárcel y al pago de 100 millones de dólares en reparación civil.

Al inicio del proceso, los miembros del tribunal emitieron un pronunciamiento en el que aseguraron que serán "firmes" en sus decisiones y reconocieron que son "conscientes de la expectativa social" que ha generado el juicio.

Además, destacó su "independencia e imparcialidad judicial" y el "pleno respeto a los principios del derecho penal".

El Ministerio Público pidió, posteriormente, que se establezcan "algunos márgenes complementarios a la reparación civil", que incluyan "medidas de rehabilitación, atención médica, psicológica y social para las víctimas".

También medidas de satisfacción, para la "dignificación de las víctimas" y "de no repetición", mediante la exhortación "a los poderes Ejecutivo y Legislativo a adecuar la legislación vigente a los estándares del derecho internacional".

Entre los asistentes al proceso, en una sala adjunta al tribunal, estuvieron tres de los hijos de Fujimori (Keiko, Sachi y Kenji), así como la plana mayor del "fujimorismo".

Noticias Relacionadas