Lunes, 10 de Diciembre de 2007

La visita sorpresa de Brown a Afganistán coincide con la toma de un feudo talibán

EFE ·10/12/2007 - 14:31h

EFE - El primer ministro británico, Gordon Brown, saluda a las tropas destacadas en Camp Bastion, hoy en Afganistán.

La visita del primer ministro británico, Gordon Brown, a sus tropas en Afganistán coincidió hoy con la toma del feudo talibán de Musa Qala, en el sur del país, en una operación conjunta de la OTAN y el Ejército afgano.

"La localidad está tomada, pero llevará un tiempo controlar todo el distrito" que tiene el mismo nombre, explicó a Efe un portavoz del Ministerio afgano de Defensa, Zahir Azimi.

Azimi añadió que las tropas están en el centro de la ciudad, situada en la provincia meridional de Helmand, donde han capturado el mercado principal y las oficinas gubernamentales.

Musa Qala es uno de los centros de operación de la insurgencia talibán y constituye un punto fundamental para el tráfico del opio en Afganistán, que sirve en muchas ocasiones para financiar las actividades de los insurgentes.

"No hay duda de que el éxito en Musa Qala marcará una gran diferencia en cómo la gente ve la debilidad de los talibanes", aseguró Brown en una rueda de prensa en Kabul antes de conocer la noticia de la toma de Musa Qala.

El primer ministro británico expresó su deseo de que esta ofensiva sirva para que el Gobierno de Hamid Karzai consiga un "progreso militar, político y social" para la gente de la región.

"Cuando los talibanes sean expulsados del área, estaremos preparados para dar ayuda económica y social a las comunidades con proyectos y al Gobierno local", señaló Brown.

El primer ministro británico alabó la "habilidad" de las fuerzas afganas y aseguró que trabajará para que, "de forma progresiva", el Ejército afgano tenga más protagonismo en las ofensivas militares.

"Continuaremos con nuestro compromiso de reconstruir Afganistán con la presencia de las tropas británicas y con la ayuda de la coalición", aseveró Brown.

El presidente afgano, Hamid Karzai, también presente en la rueda de prensa, recogió el guante y confió en que la "comunidad internacional" continúe ayudando al Ejército afgano.

Hasta que las tropas centro-asiáticas se hagan fuertes, Afganistán necesitará este "apoyo" para "construir las instituciones y las infraestructuras del país, y también en la lucha contra el terrorismo", según Karzai.

En Helmand, Brown alentó a sus tropas y les agradeció su "gran coraje en circunstancias difíciles", según un comunicado de Downing Street, despacho oficial del jefe de Gobierno.

"Ésta es una de las misiones más difíciles, porque derrotar a los talibanes y asegurarnos de que damos fortaleza a la nueva democracia afgana es importante para derrotar el terrorismo a escala mundial", dijo Brown ante los soldados británicos.

Las tropas de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, y las fuerzas afganas habían entrado hoy en la localidad de Musa Qala, según un comunicado de la Alianza Atlántica.

Las decisiones militares de las tropas serán "dictadas por la situación de la seguridad" en la zona, según la nota.

"Los dos principios que nos guiarán son la seguridad de los civiles y la de nuestras propias tropas", reza el comunicado.

La ofensiva, en la que participan soldados británicos bajo mando de la OTAN, fue lanzada el pasado viernes, aunque no ha sido hasta hoy cuando las tropas han tomado Musa Qala.

En el sur del país, donde los combates entre las fuerzas internacionales y afganas y la insurgencia talibán son constantes, se concentra la mayoría de la población pastún, la misma etnia de los talibanes.

El Reino Unido tiene desplegados unos 6.000 soldados en Afganistán que se ampliarán este año hasta 7.700, la mayoría concentrados en el sur como parte de la ISAF en el país centro-asiático, según datos del Ministerio británico de Defensa.