Jueves, 27 de Septiembre de 2007

El IVAM recrea una exposición de la obra del brasileño Kac, pionero del arte transgénico

Agencia EFE ·27/09/2007 - 18:48h

Agencia EFE - El artista brasileño Eduardo Kac, pionero del arte transgénico, junto a su obra "El ropaje de la telepresencia" durante la inauguración de una exposición sobre su trabajo en el Instituto Valenciano de Arte Moderno. EFE

Avanzado del arte transgénico y reconocido mundialmente por sus instalaciones interactivas y por sus trabajos de bio arte, el artista multidisciplinar brasileño Eduardo Kac indaga en la posición del hombre en el mundo pos- digital en una exposición que hoy se inaugura en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) de Valencia.

La muestra, que se prolongará hasta el 11 de noviembre, reúne medio centenar de obras de distintas técnicas y sobre múltiples soportes, desde hologramas digitales o videoinstalaciones hasta serigrafías y dibujos a lápiz o tinta sobre papel.

Al mismo tiempo, el artista ha presentado hoy la performance "Time Capsule" (Cápsula del tiempo) , que conmemora el décimo aniversario de la realización original de esta acción.

El 11 de noviembre de 1997, Eduardo Kac creó su "Time Capsule" en el centro cultural Casa das Rosas de Sao Paulo (Brasil).

En directo, emitido por televisión y por Internet, el artista se implantó un microchip digital frente a un serie de fotografías en color sepia que documentaban la vida de su familia en la Europa de los años previos a 1939.

De esta forma, Kac se convirtió en el primer ser humano portador de un implante de microchip.

En una conferencia de prensa en el IVAM, la directora del museo, Consuelo Ciscar, acompañada del comisario de la muestra, Angel Kalenberg, y el propio Eduardo Kac, ha ofrecido detalles del contenido de esta muestra que agrupa, entre otros aspectos, los diversos elementos originales de la "Cápsula del Tiempo", que le dio notoriedad mundial.

Ciscar calificó a Kac como "una de las figuras más representativas del arte contemporáneo que relaciona arte y ciencia haciendo uso de las nuevas tecnologías y técnicas de ingeniería genética".

La directora del IVAM explicó a los medios que "su estética está a caballo entre arte y ciencia, y plasma una abstracción total que nos aproxima al campo de la inteligencia artificial como revolucionarias propuestas como la que presentó en el 2000 y por la que adquirió fama mundial: la creación del Alba, un conejo fluorescente".

"Con una visión poética y filosófica de la vida, es sin duda uno de los mayores y más significativos representantes del arte relacionado con la ciencia y la tecnología, debido a la prioridad que otorga a la vida y al proceso comunicativo sobre el resultado final y a la utilización de una increíble variedad de materiales", indicó Ciscar.

Por su parte, Angel Kalenberg señaló que, "en conjunto, la obra de Kac revela un afán insaciable de innovación que se encamina en direcciones quizá extrañas para lo que generalmente hasta ahora se tenía por arte".

Lo consideró un creador multidisciplinar que cultivó distintos géneros, técnicas, siendo pionero y protagonista de la holografías aplicada al arte, la holopoesía y la creación de obras para transmitir por fax, el arte xeroxgrafiado y los fractales.