Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Cristina Kirchner asume la presidencia de Argentina de la mano de su marido

Néstor Kirchner prometió pasar a un segundo plano mientras mande su esposa, aunque pocos argentinos creen que el político peronista abandone de la escena pública

FEDERICO PEÑA ·10/12/2007 - 20:20h

EFE - Simpatizantes de la presidenta electa de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se congregan en la Plaza de Mayo, donde recibirán el saludo de la nueva presidenta luego de la toma de posesión, en Buenos Aires, Argentina.

Vestida de blanco, color que no utilizó en su boda civil en 1975, Cristina Fernández revalidó su matrimonio político al recibir, emocionada, la banda presidencial y el bastón de mando de manos de su esposo.

Acababa de jurar por "Dios, la patria y los santos evangelios" en medio de un mar de papelitos y de gritos de "vivan las mujeres".

Cuando Néstor Kirchner iba a colocarle la banda, Cristina lo retó: "Tenemos que firmar primero".

El ya ex presidente, puso cara de resignación y para regocijo de los asistentes a la ceremonia dijo: "nunca pude aprenderme el protocolo". Luego sí, traspasó los símbolos del poder y la abrazó. Ella tomó aire, tragó saliva y ahogó la emoción. Se sentó, se recompuso, y con rostro severo, habló durante 50 minutos.

Yo no he venido a ser presidenta para ser gendarme de la rentabilidad de los empresarios ni tampoco para convertirme en la guardiana de los intereses de los sindicatos", dijo, al abordar el capítulo económico, uno de los más largos de su discurso. En cambio, adelantó que dará continuidad a la gestión de su marido: "sus convicciones son las mías".

Latinoamérica en el centro

En ese sentido, anticipó que Latinoamérica será el eje central de la inserción internacional de Argentina. "Ésta es nuestra casa. América Latina tiene nombre de mujer", dijo, y auguró que "los alimentos y la energía serán la clave de un futuro que ya está acá".

Su discurso se detuvo entonces en el conflicto por las papeleras con Uruguay. Agradeció la presencia del mandatario Tabaré Vázquez- el único representante que no pidió una audiencia con Cristina- y si bien le dijo que no será ella quien profundice las diferencias, aclaró que "no se nos puede imputar (a los argentinos) el conflicto bilateral". Nos presentamos en la Haya porque se ha violado el Tratado del Río Uruguay. "Éste es el conflicto, y no otro", señaló Kirchner.

Tras 20 años en cargos ejecutivos, Néstor Kirchner se dedicará a partir de hoy a la construcción de una fuerza nacional que integre al peronismo. "Claro que no me voy a jubilar", dijo durante la firma del acta fundacional del Banco del Sur, el domingo por la noche. "Pero yo ya fui. Empieza tu tiempo Cristina", apostilló.

Reconocida por sus pares como una excelente y combativa legisladora, deberá convencer a partir de hoy a todos los argentinos en su primer cargo ejecutivo. Lo hará con casi los mismos compañeros de ruta que ha tenido su esposo.


Noticias Relacionadas