Lunes, 10 de Diciembre de 2007

El productor Indiana Jones promete "sorpresas" en el regreso del aventurero en mayo

EFE ·10/12/2007 - 18:26h

EFE - El director de cine estadounidense Steven Spielberg visita La Alhambra, durante la busqyeda de locaciones para la tercera parte de Indiana Jones. Tanto Spielberg en la dirección, como Harrison Ford, que volverá a recrear al intrépido aventurero, y George Lucas, encargado de la historia, volverán a la gran pantalla el próximo 22 de mayo.

Indiana Jones regresará en mayo a las pantallas, tras dos décadas de ausencia, con "The Kingdom of the Crystal Skull", un filme que deparará muchas "sorpresas", según prometió su productor, Frank Marshall, uno de los grandes de la industria.

Casado desde 1987 con la también productora Kathleen Kennedy, el sello de Marshall se ha hecho notar en Hollywood durante las últimas cuatro décadas, en las que ha conseguido un éxito arrollador con filmes tan populares como "The Sixth Sense", la franquicia de "Back to the Future" o las anteriores cintas sobre Indiana Jones.

Tanto Spielberg en la dirección, como Harrison Ford, que volverá a recrear al intrépido aventurero, y George Lucas, encargado de la historia, volverán a la gran pantalla el próximo 22 de mayo, con un filme que el productor asegura que no decepcionará a pesar de que han pasado 18 años desde la última vez que el equipo se reunió.

"El rodaje concluyó en octubre, como estaba previsto, y todo fue sobre ruedas, extremadamente bien; estamos muy contentos con el resultado porque mantiene el espíritu original y posee los elementos que hicieron que las anteriores fueran tan queridas por el público", manifestó Marshall a Efe.

"Creo que encierra todo lo que el espectador puede esperar de la película, y a esos ingredientes de antaño les hemos sumado algunas sorpresas", agregó el productor, quien explicó que el guión de David Koepp fue la razón fundamental por la que se decidió grabar una nueva continuación del mítico personaje.

"Dimos al fin con un texto a la altura de lo que esperábamos, llegó un momento en el que todos estábamos disponibles y queríamos divertirnos", manifestó.

El último éxito de Marshall, "The Bourne Ultimatum", sale a la venta en DVD mañana en EE.UU., una cinta de "acción trepidante desde el primer fotograma que arroja luz sobre el pasado y la identidad de Jason Bourne", en palabras del productor.

Pero Marshall, a quien le une una gran amistad con Spielberg, con quien fundó en 1991 la productora Amblin, de la que también es partícipe la esposa de aquél, Kathleen Kennedy, no vive solo de éxitos de taquilla.

Trabajaron en las tres cintas anteriores de Indiana Jones -"Raiders of the Lost Ark" (1981), "Indiana Jones and the Temple of Doom" (1984) e Indiana Jones and the Last Crusade (1989)-, pero también en proyectos más personales del director, como "The Color Purple", "Always" o "Empire of the Sun", una de las películas de las que mejor recuerdo guarda Marshall.

"Nadie había rodado antes en algunos de los lugares de China donde nosotros lo hicimos; aquella fue una producción masiva, épica", afirmó el productor, quien no duda en tornar la mirada al pasado para hablar de las cintas de las que se siente más orgulloso.

"Amo todas las películas en las que he trabajado, pero siento predilección por una de las primeras que produje: "Papermoon", de 1973, y por el primer Indiana Jones, que dio pie a una forma muy particular de hacer 'blockbusters' (éxitos de taquilla) y de contar historias", explicó.

A pesar de que Marshall es conocido fundamentalmente por su faceta como productor, siempre ha sentido pasión por la dirección, una actividad que ha desarrollado en sólo cuatro películas: "Arachnofobia" (1990), "Alive" (1993), "Congo" (1995) y "Eight Below" (2006).

"Me siento, principalmente, productor; es una faceta en la que estoy cómodo, pero también me gusta ser el director de la segunda unidad (de apoyo al director principal) en algunas de las cintas que financio", dijo en relación a una función que ha realizado en doce películas, incluidas las cuatro sobre Indiana Jones.

"Probé a lanzarme en 1990 porque pensé que sería curioso crecer profesionalmente y también quería descubrir si tenía la paciencia y las aptitudes necesarias; es algo realmente enriquecedor, pero muy duro también", admitió.

Marshall reveló que sólo se pone al frente de una película cuando siente "verdaderamente pasión" por el proyecto y prometió volver a ponerse tras la cámara próximamente, aunque no quiso dar más detalles.