Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Los países pobres acusan a los ricos de no compartir la tecnología prometida

EFE ·10/12/2007 - 11:27h

EFE - Activistas medioambientales participan en una manifestación cerca del lugar donde se desarrolla la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático 2007 en Nusa Dua, Bali.

Los países en vías de desarrollo acusaron hoy a las naciones industrializadas de no cumplir los compromisos de transferencia de tecnología adquiridos en Kioto, al arrancar la semana clave de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se celebra en la isla de Bali (Indonesia).

La transferencia tecnológica es una de las principales herramientas para la lucha contra el cambio climático y uno de los cuatro pilares fundamentales que se debaten en Bali, junto con los mecanismos de mitigación, adaptación y financiación para paliar y afrontar el calentamiento global.

"La convención y el protocolo de Kioto establecen que todos los países tienen la obligación de iniciar programas que limiten sus emisiones (de gases contaminantes), pero que son los países industrializados los que deben proporcionar recursos financieros para hacerlo posible", dijo el secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (UNFCCC), el holandés Ivo de Boer.

De Boer añadió que los países pobres se quejan de que los ricos no están cumpliendo con los compromisos adquiridos.

Los países en vías de desarrollo dirigen sus esfuerzos en Bali a conseguir un acuerdo que les permita acceder a tecnologías limpias y a herramientas que les ayuden a enfrentarse a las consecuencias del cambio climático.

"Nuestras quejas son que la transferencia de tecnología estos años ha sido muy escasa. Los países industrializados nos piden que nos comprometamos, pero ellos no cumplen sus propios compromisos", indicó a Efe Luis Cáceres, miembro de la delegación de Ecuador en la conferencia de Bali.

La clave del debate radica en cómo se va a financiar esa transferencia de tecnología, de acuerdo con De Boer, quien explicó que se debate en las sesiones y mesas de trabajo sobre la adopción de "fuentes de financiación innovadoras", así como del desarrollo de parámetros que midan la transferencia efectiva de tecnológica del Norte al Sur.

De Boer anunció la creación de un mecanismo que posiblemente gestionará Global Environmental Facility (GEF), el mayor organismo de financiación medioambiental del mundo, y que servirá para traducir las evaluaciones de necesidades tecnológicas que hacen los países en vías de desarrollo en propuestas de proyectos que puedan recibir financiación de empresas privadas e instituciones financieras internacionales.

"La tecnología tiene que estar en el corazón de la respuesta futura al cambio climático", opinó el holandés De Boer.

La transferencia tecnológica es imprescindible para que los países más vulnerables puedan adaptarse a los cambios que se avecinan por culpa del calentamiento global y muchos necesitan en la actualidad poner en marcha instrumentos avanzados de alerta o sistemas de irrigación y de resistencia a las sequías.

De Boer explicó que también es esencial para "llevar a cabo una transición hacia una economía de emisiones bajas (de gases contaminantes) y acabar con el binomio que iguala el crecimiento económico al crecimiento de emisiones".

Los países en vías de desarrollo necesitan que se les facilite el acceso a tecnologías para saltarse el periodo de desarrollo económico basado en un consumo intensivo de carbón, indicó De Boer.

"No podemos permitir que el crecimiento no sostenible que han seguido los países industrializados se convierta en la norma", añadió el secretario de la UNFCCC.

"Puede mitigarse considerablemente el cambio climático utilizando nuevas tecnologías limpias, pero éstas son caras, el mercado es todavía muy joven y necesita expandirse y crecer. Necesitamos más incentivos que saquen las tecnologías limpias de los laboratorios y las introduzcan en los mercados", dijo De Boer.

En este sentido, consideró imprescindible la actuación del sector privado y recordó que "las empresas son la clave de un futuro de energías bajas en emisiones de carbono".

La Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático comenzó el 3 de diciembre con la asistencia de representantes de 190 países y concluirá el viernes próximo con la clausura de la reunión ministerial.