Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Los conflictos olvidados centran la atención de la ayuda humanitaria

EFE ·10/12/2007 - 15:25h

EFE - La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, y el presidente del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, Richard Manning, en la presentación del informe de esta organización sobre la cooperación española en 2002-2006.

En 2006 la ausencia de grandes emergencias hace regresar la acción humanitaria internacional a una realidad en la que siguen sin solución crisis como la de Somalia, Chad o Darfur, con una ayuda financiera que alcanzó los 7.000 millones de dólares, niveles superiores a 2004 (4.600), y lejos de los 18.000 de 2005.

Estos datos se recogen en el Informe La Acción Humanitaria en 2006, un análisis de la evolución del sistema internacional y español de ayuda humanitaria, que se ha presentado hoy y concluye que la falta de emergencias mediáticas ha permitido "comprobar" la incapacidad internacional "cuando no la falta de voluntad" para solucionar los desastres complejos.

Francisco Rey y Jesús Núñez, codirectores del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), autores del informe la Acción Humanitaria 2006, junto con Médicos Sin Fronteras, han destacado que la ausencia de grandes desastres naturales en 2006, hacen patente la falta de resolución de crisis como la de Somalia o Darfur, y una falta de interés real por la búsqueda de soluciones.

Aitor Zabalgogeazkoa, director de Médicos Sin Fronteras (MSF), ha explicado como las crisis que en el 2006 y 2007 han sido sangrantes como las que se viven en Darfur, Somalia, Haiti o la República Democrática del Congo "no están teniendo ni gran atención mediática, ni gran atención internacional" para ver si se pueden resolver los problemas.

"Son conflictos relegados en los medios de comunicación, como el de Somalia que no ha merecido ni portadas ni tres minutos en un telediario, y la situación continúa igual, incluso sigue complicándose", ha añadido.

Para el director de MSF estas crisis sin resolver "demuestran que el sistema internacional no esta especialmente interesado en intervenir en estos lugares", donde el sufrimiento es extremo y que "simplemente están tramitando o gestionando los momentos álgidos de las crisis para que pasen desapercibidos y dedicarse al siguiente interés".

Francisco Rey ha dicho que el informe en el caso de España revela que incrementa la dotación presupuestaria destinada a Acción Humanitaria, cerca de 247 millones de euros, aunque pierde peso en el seno de la Ayuda Oficial al Desarrollo, donde se registra un descenso, pasa de 4,45 % en 2005 a 3,79 en 2006, y se aleja de los objetivos del Plan Director y de la media del 14 por ciento de los países del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE.

El informe destaca como positivos los avances presupuestarios y de planificación y asignación de la Ayuda Humanitaria, así como la elaboración de las Estrategias Sectoriales y el refuerzo del compromiso multilateral.

En cuanto a las cuestiones pendientes apunta las reformas orgánicas y los nuevos mecanismos de gestión previstos en el Plan Director 2005-2008, en especial la Oficina de Ayuda Humanitaria, la implantación de nuevos mecanismos de financiación de ONG humanitarias y el establecimiento de los mecanismos de evaluación.

Según Francisco Rey la lentitud de las reformas en los modos de gestión de la ayuda humanitaria en especial en la Agencia Española de Cooperación Internacional y la falta de previsibilidad de los fondos condicionan la eficacia en especial cuando se trata de responder a grandes catástrofes.

Entre las cuestiones que pone de relieve el informe se puede destacar que en 2006 se registraron 427 desastres naturales que causaron la muerte de más de 23.000 personas y que afectaron a más de 143 millones ocasionando unas perdidas materiales de mas de 34.000 millones de dólares.