Archivo de Público
Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Moratinos dice que una declaración unilateral de independencia de Kosovo sería "negativa"

EFE ·10/12/2007 - 09:09h

EFE - El ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, a su llegada hoy al Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea, en Bruselas.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, consideró hoy que una declaración unilateral de independencia de Kosovo "sería negativa" y abogó por "un proceso controlado" en el que la Unión Europea (UE) tome las riendas de parte de la administración de la provincia.

Moratinos hizo estas declaraciones a su llegada al Consejo de Ministros de Exteriores de la UE en el que se intentará buscar una respuesta común ante la probable independencia de Kosovo, y se debatirán la posibilidad de hacerse cargo de la seguridad y la justicia en esta provincia serbia de mayoría albanesa.

Además de mostrar el acuerdo de España con que la UE suceda a la ONU al mando de la administración local, Moratinos recalcó que las tropas españolas integradas en la misión militar de la KFOR seguirán desplegadas en Kosovo hasta nueva resolución del Consejo de Seguridad, tal y como aprobó la OTAN el viernes pasado.

El jefe de la diplomacia reiteró que la posición española es "muy clara": respeto a la legalidad internacional, refuerzo de la unidad europea, y defensa de la estabilidad de los Balcanes, una región "vital para intereses" de la UE, resaltó.

Subrayó que uno de los siguientes pasos relevantes será la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU del próximo día 19, una vez que la "troika" internacional formada por la UE, EEUU y Rusia ha entregado su informe ante el organismo internacional en el que se admite el fracaso del intento de que serbios y albano-kosovares lleguen a un acuerdo sobre el estatuto de la provincia.

Entregado este informe, el proceso entra en una nueva fase en la que lo importante, para Moratinos es evitar la "precipitación" y dotar a los Balcanes de una "perspectiva europea".

La UE pretende hacer frente común ante este reto y demostrar la eficacia de una política exterior conjunta, además de evitar que se desencadene una situación conflictiva e incluso violenta, a través de bazas como el camino abierto hacia la futura integración de Serbia en la Unión.

Según el ministro español debe "construirse esa unidad europea, sobre todo en vísperas de firmar un Tratado tan importante" como el que rubricarán los Veintisiete el jueves que viene en Lisboa, y que sustituirá a la fallida Constitución, reforzando la política exterior común.

Ante la declaración de independencia de Kosovo, los socios mantienen posturas que van desde el apoyo a la independencia (una mayoría encabezada por el Reino Unido, Francia y Alemania, en coincidencia con EEUU) a la negativa a aceptar que se fuerce a Serbia a partir su territorio (que sostienen Grecia, Chipre, Eslovenia y otros países con problemas de independentismo, junto a Rusia).