Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Aplazado el juicio por el crimen de Beatriz Collado al renunciar el acusado a su abogada

EFE ·10/12/2007 - 12:55h

EFE - José M.G., único imputado por el crimen de la joven Beatriz Collado, cuyo cadáver fue hallado en el pantano de Cubillas (Granada) en marzo de 2006, es conducido por agentes de la Guardia Civil a la sala de la Audiencia Provincial, para el inicio del juicio.

El juicio contra el único imputado por el asesinato en marzo de 2006 de la joven Beatriz Collado, que tenía previsto comenzar hoy en la Audiencia Provincial de Granada, ha sido aplazado sin fecha al renunciar el acusado a su abogada, la cuarta que le había sido asignada hasta ahora en turno de oficio.

El acusado, José M.G., ha renunciado a su abogada al entender que no ha podido preparar correctamente su defensa debido al hecho de que el detenido ha estado ingresado en la cárcel de Huelva hasta el lunes pasado, cuando fue trasladado a la de Albolote (Granada), lo que les ha impedido mantenerse en permanente contacto, ha explicado a los periodistas su hasta ahora letrada, María Elena Hinojosa.

El Colegio de Abogados de Granada deberá ahora nombrar a un nuevo abogado de oficio, que será el quinto que asista al acusado, trámite que ha empezado a formalizarse hoy y que tardará unos días.

Será a partir de entonces cuando la Audiencia de Granada fije un nuevo señalamiento del juicio por el crimen de Beatriz Collado, cuyo cuerpo sin vida fue hallado en el pantano granadino de Cubillas en marzo de 2006.

La abogada de la acusación particular, que ejerce el entonces novio de la joven, interpreta la renuncia del acusado a su defensa como una "estrategia" para dilatar el proceso.

José M.G. se enfrenta a penas que oscilan entre los 30 y los 48 años de prisión, según las peticiones de la Fiscalía y la acusación particular.

A la primera sesión del juicio prevista para hoy y finalmente aplazada han acudido amigos y familiares de la víctima, entre ellos su padre, Francisco Collado, que ha dicho que perdona y olvida.

El padre de Beatriz ha manifestado que lleva dos años confiando en la justicia y que así lo seguirá haciendo, y que no le tiene "odio" al acusado porque "bastante tiene con lo que lleva a cuestas".

"Pero tiene que estar encerrado, igual que los enfermos están en los hospitales", ha dicho a los periodistas.

El fiscal acusa a José M.G. de los delitos de homicidio, violación, detención ilegal y robo con intimidación, mientras que la acusación particular califica los hechos constitutivos de asesinato, violación, detención ilegal, robo con intimidación, daños y tenencia ilícita de armas.

Según el escrito del Ministerio Público, los hechos tuvieron lugar el pasado 1 de marzo de 2006 cuando el procesado, condenado con anterioridad por otros delitos, coincidió "de modo casual" con Beatriz en la calle La Calera de Granada, donde la chica había aparcado su coche para hablar por teléfono con su novio.

Entonces, precisa el fiscal, el acusado exigió a la chica que apagara el móvil, rompió el cristal de la puerta delantera del vehículo y le indicó que saliera del mismo y le entregara el teléfono.

A continuación la llevó a un lugar no determinado donde la mantuvo retenida en contra de su voluntad de forma intimidatoria, lo que generó en Beatriz "una situación de pánico y terror que la obligaba a mantenerse inmóvil y sin poder reaccionar en todo momento".

En ese momento, el acusado, "al objeto de satisfacer sus deseos", la obligó a mantener relaciones sexuales.

En esa situación de privación de libertad se mantuvo Beatriz hasta la madrugada del 2 de marzo, según el fiscal, que precisa que el acusado, "con ánimo de acabar con su vida", aprovechó que la joven llevaba en el cuello una "bufanda-tubo" ajustable con un cordón para tirar "violentamente" del mismo, lo que le produjo la muerte por asfixia mecánica por estrangulación.