Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Marta Domínguez completó su triple corona con el oro en cross

EFE ·10/12/2007 - 12:50h

EFE - La ganadora en la categoría sénior femenina del Campeonato de Europa de Campo a Través, la palentina Marta Domínguez, muestra la medalla conseguida al completar el circuito de Monte La Reina, en Toro.

Marta Domínguez completó en Toro, a 120 kilómetros de su casa en Palencia, la triple corona del atletismo europeo al conseguir el título continental en el único escenario que le faltaba, el campo a través.

La chica de oro del atletismo español había conquistado títulos europeos al aire libre (dos en 5.000) y en pista cubierta (uno en 3.000) pero ni siquiera lo había intentado en el cross. La primera vez que lo ha hecho ha logrado su objetivo máximo.

La infalibilidad de Marta Domínguez era casi un axioma. A partir de los Europeos de Toro es un dogma. Desde 1993 cuando obtuvo en San Sebastián el título europeo júnior de 1.500, la discípula de Mariano Díez ha exhibido una rara habilidad para estar a punto coincidiendo con los grandes campeonatos.

Una atleta así, capaz de ajustar su preparación al límite y, todavía mejor, de no arrugarse en el trance supremo de la competición, es una verdadera joya. Marta Domínguez ha alcanzado el estatus soñado por cualquier seleccionador: ella misma se incluye o excluye del equipo en función de su particular criterio y la Federación Española confía ciegamente en sus decisiones.

Cuando resolvió competir en Toro, sin haber comparecido más que en el cross de Quintanar -eso sí, ganando- nadie osó disputarle el puesto en la selección. Jacqueline Martín, airada por no haber sido incluida, nunca discutió la presencia de Marta, que pertenece ya a la estirpe de los intocables.

A veces hasta se excede en su modestia y entonces el presidente de la Federación Española, como sucedió en los Europeos de Gotemburgo, se afana en vencer su resistencia a competir cuando no se ve con fuerzas para subir a un podio, la frontera que siempre se marca como objetivo mínimo. Gracias a la fuerza persuasiva de José María Odriozola la palentina, que estaba resuelta a no correr después de su fallida intentona en 10.000, revalidó su título europeo de 5.000 en la ciudad sueca.

Recién cumplidos los 32 años, Marta Domínguez completó en Toro la docena de medallas internacionales y, pese a su condición de debutante, dio a España la primera medalla de oro en categoría sénior en toda la historia del torneo. No por esperada, la arrolladora recta final de Marta Domínguez dejó de ser el momento cumbre de los campeonatos.

Dada la polivalencia de la palentina, capaz de ganar títulos españoles y europeos en todos los escenarios (aire libre, sala y cross) y en distancias comprendidas entre los 1.500 y los 10.000 metros, el futuro inmediato es una incógnita.

Este mismo año ya ha probado las distancias largas sobre asfalto al ganar el medio maratón de Granollers en 1h11:23 y, como representante ilustre de la cantera palentina de fondo, no descarta emprender la aventura del maratón.

Su única asignatura pendiente son los Juegos Olímpicos. Sólo ha competido en los de Sydney 2000, donde una enfermedad la dejó eliminada en series, y en Atenas también estuvo lesionada. En Pekín 2008 tendrá ocasión de resarcirse y para eso está trabajando ya.