Lunes, 10 de Diciembre de 2007

El partido de Musharraf presenta su eslogan electoral y aboga por la "reconciliación"

EFE ·10/12/2007 - 09:45h

EFE - El ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif en una imagen de archivo.

La formación del presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, la Liga Musulmana-Q, presentó hoy su eslogan electoral, "Vive y deja vivir", y pidió al resto de partidos que dejen atrás las rencillas del pasado y apuesten por una "cultura de la reconciliación".

El presidente de la Liga Musulmana-Q, Chaudhry Shujaat Hussain, aseguró que su partido quiere acabar con los meses de "caos político" que han "culminado" con la declaración del estado de excepción, que rige en el país desde el pasado 3 de noviembre.

"Queremos dejar claro que la cultura de la venganza tiene que ser sustituida por una cultura de la reconciliación. Tenemos que convertir en democrática nuestra mentalidad y nuestra actitud", aseveró Hussain, citado por el canal privado "Geo TV".

El presidente del partido de Musharraf también presentó el "manifiesto" de la formación para las elecciones legislativas del 8 de enero: "Primero el Islam y después Pakistán".

El manifiesto, que tiene un carácter más programático que el eslogan, "está basado en los derechos humanos y los valores de la tolerancia, la armonía y la libertad para los medios de comunicación", según Hussain.

El líder de la Liga Musulmana-Q explicó que el manifiesto fue elaborado inspirándose en la filosofía del fundador de la nación paquistaní, Muhammad Ali Jinnah.

"La democracia forma la base de Pakistán. Creemos en la democracia con el derecho a la disensión", añadió.

Tanto el ex primer ministro Nawaz Sharif como la líder opositora Benazir Bhutto han decidido concurrir a los comicios de enero, aunque la candidatura de Sharif ha sido rechazada por la Comisión Electoral, por lo que tan sólo participarán en las elecciones otros miembros de su partido.

Musharraf, que renovó el pasado mes su mandato presidencial, abandonó tras esa elección la jefatura del Ejército para poder seguir siendo jefe de Estado.