Archivo de Público
Jueves, 22 de Octubre de 2009

Granados exige a Rajoy que no interfiera en la caja

Afirma que sería una "falta de respeto" escoger al presidente "en la sede central de un partido"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·22/10/2009 - 07:00h

Esperanza Aguirre, ayer, durante la Junta Directiva Regional del PP. - DANI POZO

El PP de Madrid quiere de nuevo guerra. Y el encargado de avivarla ayer fue su secretario general, Francisco Granados, quien advirtió a Mariano Rajoy que no debe interferir en el proceso para elegir al próximo presidente de Caja Madrid. "Todo el mundo está pactando esta decisión. Lo que no sea eso, va en la línea de politización de las cajas. Si alguien decide que una sede central de un partido tiene que escoger al presidente, estaría politizando y faltando al respeto de los que forman el Consejo", comentó en Punto Radio.

Además, volvió a desafiar al líder del PP recordándole que Ignacio González, la mano derecha de Esperanza Aguirre, es quien concita más acuerdo. "Hasta ahora, a las partes que conforman el pacto estable, la persona que más les gusta, desde luego, es él", defendió.

Granados pidió que se le diera a esta entidad "el mismo tratamiento" que a otras cajas de ahorro de España. Y denunció lo que está ocurriendo porque nunca había visto "al presidente de Gobierno o de un partido político opinando sobre la fusión de las cajas en Catalunya y Andalucía".

"La dirección nacional habla sin tener en cuenta a la regional"

Algunos diputados le daban ayer la razón a Aguirre porque "la dirección nacional habla sin tener en cuenta a la regional". Además, en el Grupo Popular se ha extendido la noticia de que Cristóbal Montoro mantiene contactos sobre este tema con la vicepresidenta segunda, Elena Salgado. Y aunque es algo aún por confirmar, a los conservadores madrileños sólo la sospecha de injerencia ya les desespera. Otros piensan que Rajoy debería haber tratado de "convencer" y "no imponer" a Aguirre el nombre de Rodrigo Rato.

En el PP son muchos los que ven en el ex director del Fondo Monetario Internacional al mejor candidato, por mucho que le vete Zapatero. Y aunque ayer la patronal madrileña, CEIM, apoyaba a González, entre sus propios compañeros no hay tantos aplausos porque no le ven el perfil.

Fastidiando los Presupuestos

Entre los marianistas no dan crédito al reto que Aguirre le ha vuelto a lanzar a Rajoy y afirman que se equivoca si piensa que "está más débil por lo de la Comunidad Valenciana". Critican que la presidenta madrileña escogiera el día del debate de los Presupuestos para anunciar a su candidato. "Lo hizo aposta", sentencian. A nadie se le escapa que Aguirre le chafó a Rajoy el momento que este había escogido para sacar pecho ante los suyos frente al terremoto Gürtel.

Pons afirmó que su jefe no tenía un candidato "porque no debe tenerlo"

Ayer, Zapatero y Rajoy evitaron pronunciarse sobre este asunto. Y Aguirre también. La líder del PP de Madrid convocó a su partido a una reunión en la que entonó un discurso presidencialista cargado de críticas a Zapatero. Sólo hizo un inciso para referirse a la trama de corrupción y fue para defender, hasta en tres ocasiones, que "la honradez es la seña de identidad de su partido". Para algunos de los presentes, su discurso era "más bien el que debería hacer el presidente nacional".

Los colaboradores de Rajoy tratan de echar tierra a la polémica. Cospedal negó en Antena 3 que existiera "un duelo" entre Aguirre y Rajoy y aseguró que "a la inmensa mayoría de los mortales" les da "absolutamente igual" este asunto. En 59 segundos, de La 1, Esteban González Pons afirmó que su jefe no tenía un candidato "porque no debe tenerlo" explicando que la caja tiene sus propios mecanismos y que, por esa misma razón, tampoco pensaba que Aguirre lo fuera a decidir.