Archivo de Público
Jueves, 22 de Octubre de 2009

El número dos de Aguirre aprobó pagos a la Gürtel

Ignacio González, vicepresidente madrileño y candidato aguirrista a presidir Caja Madrid, avaló cinco adjudicaciones a dedo a una empresa de Correa. En dos de ellas se esquivó la Ley de Contratos

ALICIA GUTIÉRREZ ·22/10/2009 - 06:00h

MÓNICA PATXOT - Ignacio González (derecha) se ríe junto a Tomás Gómez.

Ignacio González, vicepresidente del Gobierno madrileño y candidato de Esperanza Aguirre a presidir Caja Madrid, aprobó en un solo día de 2004 el pago de cinco facturas a Easy Concept, una de las empresas del núcleo duro de la trama Gürtel. A tenor de los documentos oficiales, en esos cinco pagos no intervino Alberto López Viejo, entonces viceconsejero de Presidencia a las órdenes de González y ahora señalado por Esperanza Aguirre como el único culpable de que las 11 consejerías de la Comunidad de Madrid contratasen en 342 ocasiones a las sociedades de la red.

Las cinco facturas avaladas por Ignacio González figuran en el tomo VIII Documental del sumario del caso Gürtel, cuyo secreto fue desvelado parcialmente hace dos semanas. La mano derecha de Aguirre firmó dichas facturas el 29 de diciembre, en plenas vacaciones

12.000 euros para flores

Entre las adjudicaciones figura la de 12.000 euros que la compañía del grupo de Francisco Correa cobró por la "decoración floral" para el acto oficial por el aniversario de la Constitución en 2004; y otra más de idéntico importe y emitida por la "iluminación y sonorización" del patio de la sede de Presidencia para ese mismo evento. Es decir, el hombre a quien Aguirre quiere entregar el mando de la cuarta entidad financiera del país sorteó la Ley de Contratos al visar dos facturas distintas que, en realidad, respondían a un solo contrato troceado, el de la recepción celebrada el 3 de diciembre de 2004 en la sede presidencial de la Puerta del Sol.

Por la recepción conmemorativa del aniversario de la Carta Magna, la Comunidad pagó 24.000 euros a Easy Concept (entonces denominada Down Town Consulting). Pero el encargo se dividió en dos, de forma que ninguna de las facturas sobrepasase el importe máximo (12.000 euros) señalado entonces para los contratos menores, aquellos que se adjudican a dedo. La Ley de Contratos Públicos prohíbe expresamente fraccionarlos para "disminuir la cuantía del mismo y eludir así los requisitos de publicidad" o de convocatoria de concurso

La memoria lo advertía

A cada una de las cinco facturas emitidas por Easy Concept le acompaña una "memoria explicativa", firmada por el director general de Relaciones Externas de la Comunidad. Y esa memoria precisa que tanto la decoración floral como los trabajos de iluminación y sonido tenían por objeto el acto del Día de la Constitución. Ningún documento de los enviados al juez justifica el porqué del fraccionamiento.

La Comunidad se aferra a que todos los contratos eran "legales"

La secuencia de los actos administrativos de las cinco adjudicaciones demuestra que Easy Concept no se vio afectada por la habitual tardanza con que las Administraciones satisfacen sus deudas con proveedores.

Las cinco facturas, por importe global de 42.519 euros, se corresponden con cuatro actos celebrados entre el 5 de noviembre y el 7 de diciembre de ese año. El día 20 de ese mes, cuando los cuatro actos ya se habían realizado, el secretario general de Presidencia propuso el libramiento; el 21, la interventora estampó su firma; y el 29, dos jornadas antes del cierre del ejercicio, González cerró el círculo rubricando el llamado Adok, el documento que contiene la autorización y el reconocimiento del gasto.

Como informó Público el pasado lunes, el Ejecutivo de Aguirre otorgó a cuatro empresas de la red corrupta 342 adjudicaciones entre 2004 y 2008. Todas, salvo dos, se concedieron a dedo. Los cinco contratos cuyo reconocimiento de gasto certificó Ignacio González pertenecen a esa categoría. Y la cercanía temporal que une a los cinco reafirma lo ya sabido: que Easy Concept, así como sus empresas hermanas Good and Better, Servimadrid y Diseño Asimétrico, se regían por una relación de semiexclusividad, si no de exclusividad, en la organización de actos de la Comunidad de Madrid cuando la protagonista era Aguirre.

Easy Concept se libró de la lentitud administrativa: cobró en dos meses

Los actos cuyo abono validó González siguen la pauta general de los trabajos realizados por la trama para la Comunidad de Madrid. Por ejemplo, por organizar el 19 de noviembre de 2004 la visita institucional del entonces presidente de Microsoft, Bill Gates, Easy Concept cobró 5.089 euros. Colocar una trasera para las XVI Tertulias Hispano-británicas, celebradas el 5 de noviembre de ese año, le reportó 3.455 euros. Y que Aguirre recibiera en la sede de Presidencia a los ganadores de la Copa Davis implicó para el erario público madrileño un desembolso de 9.976 euros.

González aprobó el gasto de las facturas reseñadas ocho días después de que Aguirre desgajara la Vicepresidencia Primera de la Consejería de Presidencia, cuya dirección recayó en Francisco Granados.

Ayer, fuentes próximas al vicepresidente afirmaron que el consejero de Economía, Antonio Beteta, "ya dio en la Asamblea de Madrid las explicaciones sobre todos los contratos, que eran legales". El mismo portavoz eludió comentar el caso de las facturas fraccionadas y subrayó que las cuentas están "fiscalizadas" y los contratos, "enviados al juez".

En la línea de fuego

El eventual abandono del Ejecutivo madrileño para comandar Caja Madrid alejará a Ignacio González de la primera línea de fuego, en la que ha permanecido durante los últimos años como vicepresidente y como máximo responsable del Canal de Isabel II. Sobre la mesa de la dirección estatal del PP hay, desde hace casi tres años, un dossier sobre la presunta participación de González en operaciones sospechosas de corrupción. La mano derecha de Aguirre siempre negó cualquier irregularidad.

"El empresario era amigo de la persona que me organizó el viaje"

En marzo de 2008, el vicepresidente madrileño viajó a Suráfrica en compañía de su esposa y de varios empresarios. Uno de ellos, Enrique Sánchez, había logrado dos años antes un contrato del Canal de Isabel II por 33,4 millones.

González, que pagó en metálico los 8.000 euros que costaba el billete de avión a la capital surafricana, Johannesburgo, mintió cuando se le preguntó sobre su relación con Enrique Sánchez. "El empresario era amigo de la persona que me organizó el viaje. Pero no es amigo mío, ni le adjudiqué nada". Una semana después, Público demostraba el engaño. González nunca ha explicado de dónde sacó los 8.000 euros con los que supuestamente abonó el billete. "Pagué en metálico porque me venía bien", se limitó a decir.

El último episodio controvertido que afecta a González se sitúa en Colombia. En abril trascendió que, en agosto de 2008, el vicepresidente fue grabado durante un viaje a ese país. Las imágenes mostraban a sus acompañantes entrar en un inmueble de Cartagena de Indias con bolsas blancas y salir sin ellas. Supuestamente, quienes viajaban con González hablaron de un bufete panameño y de un banco suizo.

Las facturas que constan en el sumario del 'Caso Gürtel'

05/11/2004
Tertulias hispanobritánicas a 3.455 euros
Por montar y desmontar una trasera en la sede de Presidencia para las XVI Tertulias Hispanobritánicas, la empresa cobró 3.455 euros.

19/11/2004
Verse con Bill Gates en la Puerta del Sol: 5.088 euros
El 19 de noviembre de 2004, Bill Gates visitó a Aguirre en Presidencia. Easy Concept, entonces llamada Down Town Consulting, facturó 5.086 euros.

03/12/2004
Celebrar el 26 aniversario de la Constitución: 24.000 euros
Para la recepción por el 26 aniversario de la Constitución, celebrada el 3 de diciembre de 2004, Easy Concept facturó por partida doble: 12.000 euros por decoración floral y otros 12.000 por luz y sonido.

07/12/2004
Recibir a los ganadores de la Copa Davis: 9.976 euros
El 7 de diciembre de 2004, Esperanza Aguirre recibió en la sede de Presidencia (en la factura, Real Casa del Reloj) a los tenistas Nadal, Moyà, Ferrero y Robredo, ganadores de la Copa Davis. Costó 9.976,72 euros.

Prohibido fraccionar los contratos

Suministros por precio inferior a 12.000 euros
Hasta el 30 de octubre de 2007, la Ley de Contratos Públicos fijaba un límite de 12.000 euros para los llamados contratos menores de suministro. A partir de esa fecha, con la aprobación de la nueva ley, el tope se elevó a 18.000 euros.

Sólo la aprobación del gasto y la factura
De los contratos menores no queda más rastro en un expediente administrativo que la aprobación del gasto y “la incorporación de la factura correspondiente que reúna los requisitos reglamentariamente establecidos”.

La totalidad del objeto del contrato
La ley prohíbe fraccionar los contratos para minorar su cuantía. Cabe trocearlos, pero siempre que en el expediente se justifique por qué. En las facturas de la ‘Gürtel’ con Madrid, ningún papel lo justifica.