Archivo de Público
Jueves, 22 de Octubre de 2009

Aguirre recupera la comisión de control de la entidad

Los dos sectores del PP de Madrid se enfrentan por un escrito remitido a los tribunales

VIRGINIA ZAFRA ·22/10/2009 - 05:00h

El circo creado en torno a la toma de control de Caja Madrid se reprodujo ayer en los órganos de gobierno de la entidad. Las diferencias existentes entre las facciones de los partidos aparecieron en la reunión de la comisión de control. Y se formó la gresca.

El encuentro tenía como principal objetivo arrebatar la presidencia a Fernando Serrano (próximo a Alberto Ruiz-Gallardón) para dejarla en manos de Pablo Abejas, defensor de los intereses de Esperanza Aguirre. Hasta ahí, todo según lo previsto: los partidarios del alcalde se pusieron de un lado, y los de la presidenta del otro, con lo que Aguirre, que tiene mayoría, recuperó el control de la comisión para poder tutelar de primera mano el proceso electoral. Pero a partir de ahí, todo fue un cúmulo de reproches, que subieron mucho de tono.

Según fuentes del Ayuntamiento de Madrid, Abejas "montó en cólera" cuando Serrano anunció que había remitido las actas de las dos últimas reuniones de la comisión a la juez que instruye el recurso presentado por el Consistorio madrileño. Abejas acusó a Serrano de perjudicar los intereses de la caja y convocó una reunión urgente para hoy, en la que intentará consensuar un documento para remitir al juzgado en el que se contrarresten los documentos enviados por el hasta ayer presidente.

Esta pelea sería una más de las decenas que se han vivido en el último año si no fuera porque de esos informes puede depender la decisión de la juez, que tiene en sus manos paralizar durante muchos meses un proceso electoral que debería haber finalizado a principios de noviembre con el nombramiento del sustituto del presidente de la caja, Miguel Blesa.

La resolución de este recurso es lo más importante del proceso porque no se puede intentar llegar a un pacto sobre el sucesor de Blesa si antes no se ha resuelto el procedimiento judicial. Convencer a Ruiz-Gallardón para que retire el recurso sería lo más rápido, pero este no está dispuesto a ceder si la Comunidad no le devuelve los representantes que él considera que le pertenecen.