Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Ligero tirón de orejas al Ejecutivo de Zapatero

Pese a un leve retroceso, un 67,5% de los encuestados sigue aprobando la gestión del Gabinete socialista. Apenas un 40% considera que la oposición está realizando una buena labor

L.C. ·10/12/2007 - 07:09h

Rajoy y Zapatero, se saludan durante el funeral den uno de los dos guardias civiles asesinado por ETA en Francia. EFE

No ha sido un buen mes para el Gobierno. La crisis en el sistema ferroviario catalán, el informe PISA sobre la educación española, los atentados del pasado sábado... varios factores se han unido para castigar moderadamente al Ejecutivo a sólo tres meses de las elecciones.

La valoración del Gabinete que preside José Luis Rodríguez Zapatero ha bajado en todos y cada uno de los sectores en cuanto al porcentaje de ciudadanos que le aprueba.

Aún así los datos no son malos. Más de la mitad de los encuestados sigue aprobando las actuaciones del Gobierno en ocho de los once ámbitos analizados. En los otros tres no baja del 40% de personas satisfechas. Además, a pesar de dar un pequeño paso atrás, la mayoría de las puntuaciones medias siguen siendo mejores que las del primer Publiscopio, hace sólo dos meses.

La valoración de la oposición refleja un retroceso sin paliativos

Lo mismo ocurre en su valoración global. La nota media se mantiene, pero el Gobierno pierde un punto en el porcentaje de aprobados, un 67,5% frente al 68,5% de octubre. El dato es, aún así, sensiblemente mejor que el de septiembre, cuando sólo un 65,4% de los votantes otorgaba a la gestión del Ejecutivo una nota igual o superior a cinco.

La valoración de la oposición, en cambio, refleja un retroceso sin paliativos. Sólo un 41,1% de los españoles aprueba la actuación de Mariano Rajoy, casi cinco puntos menos que en octubre y 2,5 menos que hace dos meses. La nota media empeora además en una décima respeto al dato anterior.

Incluso en Madrid, donde el PP arrasó en las pasadas elecciones municipales y autonómicas, y uno de sus tradicionales graneros de votos, un 60% de los votantes suspende al equipo de Rajoy, más que en el conjunto de la población.

Huida de votantes

Tanto Gobierno como oposición pierden un pequeño porcentaje de fieles. Un 9% de los votantes socialistas suspenden al Gobierno mientras que el 21% de populares hace lo propio con la oposición.

Vivienda y terrorismo son los aspectos en los que los españoles se muestran más insatisfechos

También sale peor parado el PP entre los abstencionistas. Un 60% de ellos aprueba al Ejecutivo, mientras que en el caso de la oposición el porcentaje se limita a un 38%.

En cuanto a los campos de interés público, apenas se aprecian diferencias con los resultados de otros meses.

Vivienda y terrorismo son los aspectos en los que los españoles se muestran más insatisfechos. En este último sí se refleja un ligero empeoramiento en la percepción ciudadana, algo lógico tras la pasada ofensiva terrorista.

Igual que en meses anteriores, sólo en cuatro de los diez ámbitos hay más encuestados que consideren la situación buena o muy buena que mala o muy mala.

En todo caso, no hay que confundir la situación que perciben los españoles con la valoración de la gestión gubernamental respecto a dicha situación. De hecho, en varios de los sectores en los que la situación es insatisfactoria, una amplia mayoría de los encuestados aprueba la gestión del Gobierno.

 Aprobados y suspensos

JOSÉ LUIS DE ZÁRRAGA

¿Aprueba o suspende la población a los políticos y a los gobiernos por sus actuaciones? Los resultados que ofrecen las encuestas sobre una cuestión aparentemente tan sencilla no siempre se interpretan bien.

Para saberlo suele pedirse a los entrevistados que puntúen a los políticos o a los gobiernos entre 0 y 10.

De esas puntuaciones se obtienen indicadores para responder a la cuestión. El más usado habitualmente es la puntuación media, que en una sola cifra sintetiza el resultado y que parece tener un significado claro e inequívoco.

Pero las puntuaciones medias tienen un inconveniente que a menudo se olvida: sólo epresentan bien el conjunto de las valoraciones de la población cuando estas se distribuyen de un modo normal; lo que quiere decir, entre otras cosas, cuando tan probables son las puntuaciones más altas como las más bajas. Y esto no suele suceder en las valoraciones de los políticos.

Por el contrario, cuando la gente evalúa sus actuaciones, si los aprueba raramente les atribuye las máximas notas, pero si los suspende, suele hacerlo repartiendo ceros a mansalva. El efecto de esta pauta de valoración es que las puntuaciones medias no representan bien el sentido de la opinión dominante.

Cómo medir los aprobados

¿Cuándo diríamos que la población aprueba a un político o a un Gobierno? Parecelógico decirlo cuando la mayoría lo valorase con un aprobado o una nota más alta. Y diríamos que la población le suspende, cuando la mayoría le puntuase suspenso.

Sin embargo, las puntuaciones medias no satisfacen este criterio. Por el contrario, una puntuación media de 4,8 (que al quedar por debajo del 5 se tiende a interpretar como un suspenso) puede obtenerse en una población donde más del 60% hayan dado nota de aprobado (5 puntos o más). Esa media por debajo del 5 se obtiene porque la minoría de los que suspenden lo hacen con una nota mucho más alejada del 5 que la mayoría de los que aprueban.

En casos límite, aunque un 80% de la población aprobase a un político con puntuaciones entre 5 y 7, si el otro 20% lo desaprobase con ceros, en la puntuación media suspendería con algunas décimas por debajo del 5... Lo que, obviamente, no tiene sentido o, al menos, no representa bien el sentido de la opinión dominante. Representa mejor la opinión de la población el porcentaje de aprobados.

Esto sucede en muchos casos con las puntuaciones de la gestión de gobierno, que el Publiscopio estudia y que publicamos hoy por tercera vez. Por eso, a partir de ahora publicaremos los dos datos: el porcentaje de aprobados y la nota media obtenida.

(*)  José Luis de Zárraga es sociólogo