Domingo, 9 de Diciembre de 2007

Aprueban en detalle el proyecto de Constitución de Morales sin parte de oposición

EFE ·09/12/2007 - 06:57h

EFE - La directiva de la Asamblea Constituyente de Bolivia da una rueda de prensa en Oruro, Bolivia. Los asambleístas del oficialismo se trasladaron a esa ciudad andina para completar la aprobación de la nueva Constitución con la que el presidente, Evo Morales, quiere refundar su país.

La aprobación en detalle del proyecto de nueva Constitución impulsado por el presidente boliviano, Evo Morales, que será sometido a referendo, culminó hoy tras una sesión confusa e ininterrumpida de casi diecisiete horas y en ausencia del principal partido opositor.

Alrededor de las 9.00 horas (13.00 GMT) el proyecto fue aprobado, artículo por artículo, por "más de dos tercios" de los 164 asambleístas presentes en una instalación universitaria de la ciudad andina de Oruro, de los 255 elegidos en 2006, según aseguró la presidenta del foro, la indígena quechua Silvia Lazarte.

La nueva norma consagra y aumenta los derechos de los pueblos indígenas bolivianos -Morales pertenece a la etnia aimara- y contempla la reelección presidencial por un periodo adicional, no de forma indefinida como había propuesto el oficialismo originalmente.

Con esta reforma, el mandatario podría gobernar hasta 2018 en dos nuevos periodos de cinco años, si vence en las elecciones que se convocarán tras la entrada en vigor de la futura Carta Magna.

Durante esa aprobación en detalle, el artículo referente a la definición de latifundio no logró los votos necesarios y, por el momento, será el único que se consultará a la población en un referendo anterior al del proyecto constitucional.

No obstante, también hubo problemas con dos artículos más, que fueron reconsiderados una vez finalizada la aprobación en detalle, en medio del descontento de los asambleístas de la fuerza opositora centrista Unidad Nacional (UN) y de la confusión de otros.

La redacción final del artículo 6 establece que Sucre es "capital oficial de Bolivia" y no recoge la propuesta de trasladar el Gobierno y el Parlamento desde La Paz a esa ciudad, un tema que mantuvo paralizada a la Asamblea durante más de tres meses y estuvo a punto de provocar su fracaso.

Mientras, el otro artículo reconsiderado, el 125, señala que se considerará "traidores a la patria" a quienes promuevan acciones de desintegración territorial o de cualquier manera atenten contra la unidad del país.

El nuevo texto constitucional tiene 411 artículos, que fueron leídos en cinco bloques temáticos y después votados a mano alzada y sin apenas debate.

El proyecto ya fue aprobado en primera instancia el pasado 24 de noviembre en un colegio militar de Sucre, sede oficial del foro, sin representantes de la oposición y en medio de disturbios que causaron tres muertos y 300 heridos.

En la convocatoria a la sesión celebrada en Oruro, se establecía la aprobación artículo por artículo del texto y una revisión del mismo, cuyo procedimiento no está detallado en el reglamento del foro.

Juristas cercanos a la Constituyente comentaron a Efe que la reconsideración de algunos artículos al final del debate puede tomarse como una revisión.

Para otros, esa fase la completará la próxima semana un comité de concordancia que integran algunos asambleístas, la directiva y los jefes de las distintas fuerzas políticas.

Morales expresó su alegría por la aprobación en detalle del proyecto de nueva Constitución en declaraciones a periodistas a las puertas de la residencia presidencial, en La Paz, poco antes de partir a Argentina para asistir al acto de fundación del Banco del Sur y a la posesión de la mandataria de ese país, Cristina Fernández.

Recalcó que la norma aprobada no es exclusiva de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), sino que representa a todas las fuerzas políticas y a los nueve departamentos bolivianos.

No obstante, la mayoría de los asambleístas del principal partido opositor, el derechista Poder Democrático y Social (Podemos), no asistió a la maratoniana sesión celebrada en Oruro.

Sí participaron los constituyentes opositores de UN, que denunciaron reiteradamente los "atropellos" a la legalidad cometidos en la sesión.

Al término de ésta, la presidenta Lazarte y otros asambleístas salieron a las calles de Oruro entre abrazos y felicitaciones.