Domingo, 9 de Diciembre de 2007

Un diagnóstico rápido para el cáncer colorrectal

El trabajo de un equipo español permitirá detectar la enfermedad por el ARN de tejidos o de sangre

GUILLERMO MALAINA ·09/12/2007 - 23:20h

Mikel Aguirrezabala - Garbiñe Olabarria, una de las responsables de la investigación, en un momento de su trabajo.

Un equipo del centro tecnológico Gaiker-IK4 de Zamudio (Vizcaya) ha logrado verificar una vía para diagnosticar el cáncer colorrectal gracias a la información genética del ARN –el intermediario para la traducción del ADN a proteínas– en el tejido intestinal.

La investigación de Gaiker-IK4, con más de 20 años de experiencia en biotecnología, supone un avance contra este tipo de cáncer, que normalmente obliga a los pacientes a someterse a una dura colonoscopia en el hospital y esperar semanas el resultado que dé la biopsia, tras el examen ocular con microscopio del tejido extraído del intestino.

El trabajo de este centro tecnológico de Euskadi está dirigido a reducir este complejo proceso, hasta el punto de que el cáncer colorrectal pueda detectarse en la propia consulta, en menos de 20 minutos, con un dispositivo del tamaño de un móvil. El médico sólo tendría que introducir una tarjeta con las muestras de tejido o sangre y esperar a que el resultado apareciera en la pantalla.

Gaiker-IK4 ha logrado ya para ello identificar marcadores genéticos, en tejido, que revelan si un paciente tiene cáncer colorrectal o no. Una de las investigadoras del centro, Garbiñe Olabarria, explica de forma gráfica que estos marcadores “se encienden o se apagan”.

“Tenemos dos conjuntos de marcadores verificados en cientos de pacientes, uno para el diagnóstico y otro para el pronóstico. Estamos en vías de patentarlos”, cuenta.

No obstante, aún queda mucho trabajo por delante antes de que este tipo de diagnóstico pueda llegar a los centros médicos y sustituir la laboriosa colonoscopia. En primer lugar, es necesario que estos resultados obtenidos en muestras de tejido intestinal de cientos de pacientes sean validados en análisis de miles de personas, y así reciban el reconocimiento de la comunidad científica internacional. “Podría lograrse el objetivo en cuatro años”, apunta Olabarria.

Ciencia vasca puntera

Este no es el único trabajo que desarrolla Gaiker-IK4 en este campo. Precisamente sus avances en el análisis de tejidos le abrieron hace dos años las puertas a participar en el proyecto europeo SmarTHEALTH, que investiga sistemas avanzados para el diagnóstico de distintos tipos de cáncer, a través de información genética.

Gaiker-IK4 se centró de inmediato en la investigación de tumores intestinales, pero con un añadido. Además de tratar de extraer datos genéticos de muestras de tejido, el reto era hacerlo también en sangre.

“Lo bueno es que ya hemos sido capaces de extraer ARN de sangre y ya hemos visto que en los pacientes enfermos hay más ARN que en los sanos. Vamos a pasar los datos a los clínicos que trabajan en el proyecto, para comprobar si la cantidad de ARN depende del estadio del enfermo”, explica Olabarria.

La identificación en la sangre de los marcadores genéticos del cáncer colorrectal permitiría un diagnóstico aún menos invasivo que el del tejido. “Bastaría con introducir una tarjeta con sangre en el dispositivo. Sería muy sencillo, pero, eso sí, no se podrá usar en casa. En casa uno no puede mirar si tiene cáncer, no es lo mismo que medir glucosa”, advierte Olabarria.

Noticias Relacionadas