Domingo, 9 de Diciembre de 2007

El español Tristán frena al Roma y el Inter, que golea al Torino, se fuga

EFE ·09/12/2007 - 18:56h

EFE - El delantero sueco del Inter, Zlatan Ibrahimovic, celebra tras marcar durante el encuentro de liga Serie A contra el Turín, celebrado en el Estadio San Siro.

El delantero español Diego Tristán, con un bello gol que es su primero en el campeonato transalpino, frenó con el Livorno al Roma (1-1), lo que ha permitido al Inter de Milán, que goleó en casa al Torino (4-0), escaparse ya con notoriedad al frente de la clasificación liguera.

La decimoquinta jornada de la máxima división futbolística italiana, a falta del nocturno Nápoles-Parma (19.30 gmt) y del Reggina-Milán (30-01-08), registró 25 goles (18 caseros), con cuatro goles a cargo de Nicola Pozzi (Empoli).

Pero, sobretodo, puso en evidencia que el campeonato corre el riesgo de repetir lo acontecido en la campaña precedente: pronta fuga imparable del Inter y campeonato decidido casi al término de la primera vuelta.

Y es que el Inter ya lidera la clasificación con cinco puntos de ventaja sobre el Roma, segundo, pero especialmente dejando una sensación y unos números apabullantes: once triunfo y ninguna derrota, el máximo goleador (33 tantos) y el menos goleado (8 tantos). Ello pese a sus lesiones, que últimamente machacan a su centro del campo.

Es verdad que hoy al Inter le costó arrancar ante el Torino, que incluso desperdició una neta ocasión para adelantarse en el marcador con el ex-interista Nicola Ventola (m.25), pero no es menos cierto que el gol local se veía llegar; y vino de pena máxima.

Se cometió sobre el sueco Zlatan Ibrahimovic (m.37), la ejecutó con tino él mismo. Y, tras el descanso, llegó el festival interista. En apenas siete minutos, el argentino Julio Cruz (m.50) y el chileno Luis Jiménez (m.52), el gran beneficiado por las lesiones en centro del campo, sentenciaron las cosas. El "poker" lo puso el defensa colombiano Iván Ramiro Córdoba (m.76).

Tres puntos que hacen volar al Inter, máxime tras recibir la ayuda del Livorno, que paró en casa al Roma. Un partido donde el equipo romano volvió a jugar de inicio con Francesco Totti como única punta, donde se adelantó con un tanto de De Rossi (m.4) tras un fallo en la salida del meta Amelina, pero que después equilibró Tristán (m.6) con un gran gol.

El español mareó a Tonetto y lanzó un disparo raso cruzado que doblegó al meta brasileño Doni. El primer tanto liguero del español, que jugó un partido notable y que elevó la moral de un Livorno que durante la primera mitad jugó mejor que su ilustre visitante, fallando el ex-valencianista y ex-romanista Tavano (m.38) el segundo tanto livornés.

En la segunda mitad hubo mayor equilibrio, el Roma reforzó su ataque con Vucinic y mejoró. El defensa brasileño Juan (m.68) pudo poner en ventaja al Roma, pero su remate se estrelló en el travesaño.

Pero el Livorno paró al Roma con garra y lucha, no evidenciándose tanto los actuales dieciocho puntos de distancia entre uno y otro, ni la gran diferencia de plantillas.

El Juventus Turín precisó de 86 minutos para doblegar al Atalanta (1-0) y plasmar su asedio ante la meta rival. No fue fácil sacar el partido adelante para los juventinos, que deseaban aprovechar el "traspiés" anoche del Fiorentina en Palermo (2-0) para reforzar su tercera plaza.

Al final, un zapatazo a "su estilo" del checo Pavel Nedved, desde unos veinticinco metros, hizo justicia y el Juventus se llevó un triunfo que, además, también le acerca al Roma, ahora a tres puntos.

La "sorpresa" Udinese sigue soñando. Ganó en casa con remontada al Sampdoria (3-2), con los dos goles finales del "ex" de turno, Quagliarella (m.69 y 87), que sentenciaron a favor del club local y que no celebró el jugador.

Junto a Quagliarella, la buena noticia estuvo en que la estrella fue el díscolo visitante Antonio Cassano, que dejó muestras de su gran calidad. El ex-madridista fue objeto del penalti que trajo el momentáneo 1-1 a cargo de Bellucci (m.31) y realizó una excelente jugada que permitió a su compañero Maggio empujar para el 1-2 (m.40).

Cassano se retiró lesionado (m.66) con ese resultado y, sin él, su equipo perdió. En Génova, en el Sampdoria, parece haber encontrado su "isla feliz".