Domingo, 9 de Diciembre de 2007

"Le dejo a Cristina un país en las puertas del Purgatorio"

FEDERICO PEÑA ·09/12/2007 - 17:41h

Cristina Fernández de Kirchner se convertirá no sólo en la primera presidenta electa de los argentinos, sino que será la única mandataria en la historia del país que no podrá practicar un deporte de la política nacional: echar la culpa de todos los problemas a su antecesor.

Pero, ¿qué país le deja su esposo Néstor Kirchner? Su presidencia nació coja. En mayo de 2003 casi nadie le auguraba más de un año de mandato: heredó un país en bancarrota y asumió el cargo con apenas el 22% de los votos.

Se va con una economía con cuatro años y medio de crecimiento consecutivo. Su mujer hereda la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y en el Senado.

En función de los ejes planteados, el balance es positivo. Así, por lo menos, lo ve el 50% de los argentinos que tienen una buena imagen del presidente saliente, según una encuesta de la consultora Poliarquía.

Kirchner deja el cargo con el nivel de aceptación más alto de la historia. No es el único récord. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el producto interno bruto creció un 38,5% entre 2003 y 2007.

Los indicadores económicos muestran una mejora. En su última y casi única entrevista, Kirchner repitió uno de sus grandes éxitos. "Cuando asumí la pobreza rozaba el 60% y la indigencia el 28%, ahora están en 23 y 8 (por ciento). El desempleo bajó a un dígito. El crecimiento de la economía fue inédito. Reestructuramos la deuda externa", enumeró.

A Kirchner le encanta decir que le tocó sacar al país del infierno y adelantó que el Gobierno que viene debe ser "mucho mejor que el que se va". "Le dejo a Cristina un país en las puertas del purgatorio", dijo. En el purgatorio, la mandataria deberá hacer frente al peor problema que enfrentan los argentinos.

Según un sondeo del Centro de Estudios de Opinión Pública, el 73% de los encuestados considera que la inseguridad es el principal tema a resolver.

El Gobierno saca malas notas por la crisis energética, la alta inflación y la manipulación de los datos del IPC. Kirchner perdió gran parte de su capital político durante el último año, motivado también por tres casos de corrupción sobre los que la Justicia deberá deliberar el año entrante.

Cristina Fernández ahora debe mejorar la distribución del ingreso. El 10% más rico tiene el 36,4% de la riqueza, mientras que el 10% más pobre tiene apenas el 1,2%