Domingo, 9 de Diciembre de 2007

78-62. La defensa del Iurbentia Bilbao asfixia a Gasol y el Akasvayu

EFE ·09/12/2007 - 15:54h

EFE - El jugador del Akasvayu Girona, el pivot americano Jackson Vroman, (i), lucha por el rebote ante el jugador del Iurbentia Bilbao, el pivot francés Frederic Weis, durante el partido de la úndecima jornada de liga ACB disputado hoy en el pabellón bilbaíno de la Casilla.

La defensa del Iurbentia Bilbao Basket asfixió en La Casilla al Akasvayu Girona, equipo al que dejó en veinte puntos menos de los que habitualmente anota y al que se impuso finalmente por 16 tantos de diferencia (78-62).

Ese resultado refleja fielmente lo que fue el partido. El estado de gracia de un equipo, como el bilbaíno, que no parece tener techo y la eficacia de la impresionante defensa ideada este año por Txus Vidorreta.

Si el 78-62 es ya explicativo de lo que pasó hoy en La Casilla, más lo es lo que ocurrió en el primer cuarto. Se cerraron esos primeros minutos con un 20-6 en el marcador y un aún más increíble -6 en la valoración global visitante, por 29 local.

Como siempre, fue una labor colectiva la que llevó a la victoria al Iurbentia, ya que los diez jugadores que utiliza en la rotación Vidorreta tuvieron sus momentos de gloria, pero un día más fue Marcelinho Huertas el que destapó su particular tarro de las esencias.

El base brasileño fue el detonante de la escapada inicial de su equipo, que solo permitió al rival 2 puntos en seis minutos (10-2) y 6 en los doce primeros.

Así, la ventaja del Iurbentia superó casi siempre los diez puntos y llegó a rebasar incluso la veintena (67-46) mediado el último cuarto. Reaccionó ahí el Akasvayu, que con un parcial de 0-10 se colocó a once puntos (67-56). Incluso Jarod Stevenson pudo acercar a nueve a los suyos, pero falló una bandeja fácil.

En el posterior ataque, Huertas (21 puntos) dejó el asunto zanjado antes de llevar al éxtasis a sus cada vez más incondicionales seguidores con un impresionante triple.

Recker (15 puntos), Salgado (10) y, sobre todo, la intimidación defensiva y el rebote (10) de Weis fueron los principales aliados del base carioca, si bien todos los hombres que puso en cancha el técnico bilbaíno rayaron a gran altura.

No se puede decir lo mismo de los de Pedro Martínez. Ni siquiera de Marc Gasol, a pesar de que fue el mejor de su equipo y el jugador más valorado del encuentro (22).

Pero, al hermano Pau le asfixiaron en un primer cuarto que no olvidará y del que ni él salió indemne (2 puntos y 1 de valoración en ese primer tramo de choque). Secado él, sus compañeros parecieron carecer de referencias.

El trabajo de Sada y Montañez en el segundo cuarto desatascando el ataque y los intentos de MacDonald por meter a los suyos en el partido fue lo de lo poco más reseñable por los de Pedro Martínez.

Por los demás, el encuentro de hoy incide aún más en hasta donde puede llegar un grupo con implicación, disposición e ideas claras, como este Iurbentia de Txus Vidorreta que se ha metido por méritos propios entre los mejores del campeonato y que casi se ha asegurado su participación en la Copa del Rey.

Ficha técnica:

78.- Iurbentia Bilbao Basket (20+21+16+21): Huertas (21), Recker (15), Quincy Lewis (-), Banic (6) y Weis (3) -cinco inicial-; Salgado (10), Vázquez (4), Savovic (4), Rancik (9) y Pasalic (6).

62.- Akasvayu Girona (6+17+21+18): McDonald (9), Cvetkovic (6), San Emeterio (-), Vroman (2) y Marc Gasol (16) -cinco inicial-; Sada (6), Stevenson (8), Montañez (9) y Drobnjak (-) y Middleton (6).

Parciales: 20-6, 41-23 (descanso); 57-44 y 78-72 (final).

Árbitros: Amorós, Murgui y Martínez Díez. Descalificados por faltas Cvetkovic (min.30) y Stevenson (39).