Domingo, 9 de Diciembre de 2007

Aprobado el nuevo proyecto de constitución de Bolivia

Tras más de trece horas de sesión ininterrumpida, el proyecto fue votado, artículo por artículo, pero todavía debe ser sometido a referendo y después revisado. La oposición no participó

PÚBLICO.ES / EFE ·09/12/2007 - 14:55h

El proyecto de nueva Constitución que abandera el presidente Evo Morales con el objetivo de "refundar" Bolivia fue aprobado hoy en detalle, en ausencia del principal partido opositor y con polémica sobre el artículo que establece cuál es la capital efectiva del país. Tras más de trece horas de sesión ininterrumpida en una instalación universitaria de la ciudad andina de Oruro, el proyecto fue votado, artículo por artículo, por dos tercios de los 164 asambleístas presentes, de los 255 elegidos en 2006, pero todavía debe ser sometido a referendo y después revisado.

La iniciativa contempla la reelección presidencial por un periodo adicional, no de forma indefinida como había propuesto el oficialismo originalmente. Con esta reforma, el presidente Evo Morales podría gobernar hasta 2018, en dos nuevos periodos de cinco años, si vence en las elecciones que se convocarán tras la entrada en vigor de la futura Carta Magna.

El nuevo texto constitucional tiene 411 artículos, que fueron leídos en cinco bloques temáticos y después votados a mano alzada y sin apenas debate, desconociendo lo establecido en el reglamento. El artículo 6 volvió a avivar la polémica sobre cuál debe ser la capital efectiva del país, si Sucre o La Paz, un debate que mantuvo paralizada la Asamblea durante más de tres meses.

Los constituyentes de la región de Chuquisaca, cuya capital es Sucre, abandonaron la sala porque ese artículo no contempla la propuesta de esa ciudad para volver a albergar los poderes Ejecutivo y Legislativo, que están en La Paz desde la guerra civil de 1899.

El proyecto constitucional ya se aprobó en primera instancia el pasado 24 de noviembre, en un colegio militar de Sucre, sede oficial del foro, sin representantes de la oposición y en medio de disturbios que causaron tres muertos y unos 300 heridos.

La mayoría de los asambleístas del principal partido opositor, el derechista Poder Democrático y Social (Podemos), no asistió a la sesión, pero un grupo irrumpió en las instalaciones universitarias a primera hora de la tarde del sábado para denunciar que la reunión celebrada era "ilegal". Sí participaron los constituyentes del partido opositor de centro Unidad Nacional (UN), que denunciaron reiteradamente los "atropellos" a la legalidad cometidos en la sesión.

El lugar de la reunión permaneció cercado desde la medianoche del sábado por campesinos, mineros y grupos de jóvenes afines a Morales para garantizar la seguridad de las deliberaciones. Aunque algunos periodistas lograron salir del recinto para transmitir sus informaciones, la mayoría fue retenida por campesinos que les exigían que retornaran al interior de las instalaciones "a trabajar".