Domingo, 9 de Diciembre de 2007

El viceprimer ministro israelí reconoce que algunas partes de Jerusalén deben ser entregadas a los palestinos

"Estoy convencido de que todos los barrios judíos deberían quedar bajo soberanía israelí y los barrios árabes no porque suponen una amenaza para Jerusalén como capital del Estado de Israel" dijo Haim Ramón

EFE ·09/12/2007 - 14:30h

El viceprimer ministro israelí Haim Ramón, hombre de confianza del jefe del Ejecutivo, Ehud Olmert, manifestó hoy que partes de Jerusalén deben ser entregadas a los palestinos a fin de evitar perder el apoyo de EEUU.

Ramón hizo esas declaraciones a la radio pública israelí, en coincidencia con la reciente salida a concurso público de la edificación de 307 nuevas viviendas en el asentamiento judío de Har Homá, en el distrito cisjordano de Belén y que Israel considera parte del término municipal de Jerusalén.

El viceprimer ministro indicó a la emisora que Israel no renunciará a ese "barrio judío" a pesar de que los planes de construir nuevas casas han despertado el recelo de la Administración de EEUU y llevado a la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, a calificar este tipo de medidas como un serio obstáculo al proceso de paz que ayudó a relanzar en la Conferencia de Paz de Annapolis.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) aspira a establecer en Jerusalén Este la capital de su futuro estado.

"Estoy convencido de que todos los barrios judíos, incluido Har Homá, deberían quedar bajo soberanía israelí y los barrios árabes no deberían estar bajo soberanía de Israel porque suponen una amenaza para Jerusalén como capital del Estado de Israel", subrayó Ramón.

Tensión en Cisjordania 

El viceprimer ministro israelí aclaró, no obstante, la posición que ha defendido en el último tiempo y que comparte el jefe del Gobierno Olmert, sobre que ciertos barrios árabes de Jerusalén Este no deberían formar parte del término municipal de la ciudad, considerada por Israel como su capital.

"Aquellos que quieren Walajeh y Jabal Mukaber, así como Har Homá, finalmente ocasionarán que Jerusalén no siga siendo capital de Israel con una clara mayoría judía", afirmó al referirse a aldeas árabes anexionadas a Jerusalén tras la Guerra de los Seis Días (1967).

Las declaraciones de Ramón también se producen en momentos de gran tensión en Cisjordania, donde el Ejército y la Policía israelíes han desplegado a fuerzas especiales para impedir los intentos de decenas de colonos y activistas de extrema derecha de establecer nueve nuevos enclaves judíos en la zona.

Desde primeras horas de la mañana numerosos nacionalistas judíos han llegado a varios puntos de Cisjordania, entre ellos una zona entre Jerusalén y el asentamiento-ciudad de Maalé Adumim, en las inmediaciones de la carretera al Mar Muerto.

Asimismo, activistas del movimiento israelí Paz Ahora han acudido a una zona conocida como E-1 en Cisjordania, para protestar por las obras de construcción aprobadas por el Gobierno israelí con el objetivo de conectar Jerusalén con Maalé Adumim.

Israelíes y palestinos se comprometieron en la reciente conferencia de Annapolis (EEUU) a reanudar la negociación y crear un comité de seguimiento junto con los estadounidenses para supervisar la aplicación de la "Hoja de Ruta".

Noticias Relacionadas